NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

COOPERACIÓN INTERNACIONAL, CLAVE PARA REACTIVAR ECONOMÍA; "INICIARÁ NUEVO ORDEN MUNDIAL"

Cooperación internacional, clave para reactivar economía;
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
México tendrá serios problemas en tres fuentes de recaudación: el turismo, las remesas y el petróleo; piden revisar programas sociales para hacer frente a futuras crisis
07.05.2020 12.00 AM

La senadora Claudia Ruiz Massieu, presidenta de la Comisión Especial de Seguimiento a la Implementación del T-MEC, y el senador Héctor Vasconcelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, coincidieron en la necesidad de cooperar e integrarse comercialmente con otros países para sacar adelante la economía nacional ante la emergencia sanitaria.

Durante la mesa de diálogo a distancia “El Entorno Internacional, Facilitación del Comercio y la Nueva Estrategia”, organizada por el Consejo Coordinador Empresarial, ambos legisladores señalaron que es imperante revisar los acuerdos internacionales en materia comercial y adaptarlos al nuevo contexto generado por la pandemia.

Cabe recordar que el tratado de libre comercio en México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), entrará en vigor el próximo 1° de julio, el cual se espera que ayude a tener una rápida recuperación, pues se espera que el acuerdo potencie la inversión, el empleo, el bienestar y el crecimiento económico.

De acuerdo con el Titular del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, uno de los beneficios más importantes de dicha alianza será el millón de empleos que generarían la industria automotriz y de autopartes. Además, agregó, las empresas maquiladoras que se dedican a la exportación contratarían alrededor de tres millones de trabajadores mexicanos.

Durante su intervención, el senador Héctor Vasconcelos, del Grupo Parlamentario de Morena, celebró que este dialogo deje de lado las ideologías políticas para trabajar por el país e impulsar acciones concretas ante la grave emergencia que atraviesa el país. La pandemia ha hecho patente que sin la colaboración de todos los agentes institucionales es prácticamente imposible salir de esta crisis, aseguró.

Explicó que es difícil predecir el entorno que prevalecerá después de la doble crisis que sufre todo el mundo, sin embargo, informó, podrían darse dos escenarios. El primerio sería una menor globalización, es decir, los países podrían centrarse en sus mercados internos. Por otro lado, detalló, existe la posibilidad de que se transite hacia lo que se ha denominado “nuevo orden mundial”.

Reveló que México tendrá serios problemas en tres fuentes de recaudación: el turismo, que se verá reducido en todo el mundo; las remesas, que seguramente disminuirán; y el petróleo, cuyo precio es casi seguro que siga en picada. “Este es un buen momento para repensar las premisas con las que hemos actuado durante décadas”, afirmó.

En su participación, la senadora Claudia Ruiz Massieu, de la bancada del PRI, indicó que los acuerdos comerciales vigentes y los que están por instrumentarse se negociaron en un contexto distinto al que tendremos tras superar la pandemia, por lo que el diálogo y la cooperación entre el sector público y privado será indispensable para que las disposiciones impuestas en los nuevos tratados sean parte de la solución y no fuentes de problemas

Subrayó que ante esta crisis no debemos ser proteccionistas, caer en guerras comerciales ni cerrarnos al mundo, sino aprovechar el entramado de tratados que ya tenemos. Aseguró que es necesario tener más cooperación, integración y apertura con otros países, y apoyar a las instituciones internacionales de gobernanza global, de salud, comerciales y financieras. “La estrategia de México se debe orientar a construir todos los puentes posibles”, dijo.

La legisladora considero imprescindible contar con un plan de recuperación económica para proteger a los sectores más vulnerables y también a los más productivos. Además, puntualizó que los acuerdos comerciales son herramientas, no la solución en sí misma, por lo que su éxito depende de cómo se instrumenten.

"Iniciará un nuevo orden social y económico mundial"

La pandemia del COVID-19 pone fin a una época económica y anuncia la emergencia de un nuevo orden social mundial, afirmó Ricardo Monreal Ávila, quien sostuvo que México resurgirá y será el país que todos deseamos y queremos.

El coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado aseguró que México debe invertir en innovación y desarrollo, y garantizar el acceso a Internet al mayor número de personas para tomar ventaja ante la inminente llegada de ese nuevo orden mundial.

Apuntó que, históricamente, el ciclo entre la guerra comercial, la crisis financiera y la emergencia sanitaria, anuncia el fin de una época económica y la aparición de un nuevo orden social a escala mundial.

Las pandemias, como esta generada por COVID-19, suelen ser causa y efecto de grandes cambios económicos a nivel mundial.

Detalló que la plaga de Justiniano del siglo VI derivó en la caída del imperio romano, en tanto que la peste negra del siglo XIV, continuó, importada de Asia a Italia vía comercio marítimo, marcó el fin del sistema feudal en Europa.

Mientras que la gripe española de 1918 marcó el inicio de un nuevo orden económico planetario, el llamado neoliberalismo, dijo.

El legislador aseveró que el anuncio que hizo ayer el gobierno de China de abandonar el dólar como patrón de sus intercambios comerciales y en su lugar usar una moneda digital denominada e-RMB, es parte de la cadena de cambios por venir.

Señaló que aún es muy pronto para definir cómo será el nuevo orden mundial tras la pandemia por COVID-19, sin embargo, afirmó que el modelo económico paradigmático fundado por Bretton Woods y reforzado por el neoliberalismo de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, se acabó y se agotó.

Monreal Ávila aseguró que probablemente veremos el resurgimiento de políticas económicas que apuestan por los mercados internos, sobre los globales, con una injerencia mayor por parte del Estado en el gasto de inversión sin llegar a abandonar por completo los procesos de globalización y de comercio internacional.

Sin embargo, apuntó, hay elementos del sistema actual que deberán rescatarse y reforzarse como la innovación tecnológica, el desarrollo e las tecnologías de la información y la comunicación, las cuales han demostrado su eficacia y utilidad, no sólo en la economía, cultura y educación, sino en el mismo manejo de la pandemia.

Informó que los países que han logrado domar los efectos masivos y lascivos del COVID-19 tienen por común denominador el uso intensivo de este tipo de tecnologías, las cuales son empleadas en el registro de los primeros casos, hasta el monitoreo, rastreo, confinación y atención en campo de las víctimas de esa enfermedad.

Puntualizó que su uso va desde aplicaciones personales para el diagnóstico temprano, hasta la operación de contact center; desde los monitoreos en tiempo real, de la movilidad de personas y transporte, hasta el uso de drones de vigilancia epidemiológicos.

“No lo olvides, México resurgirá. Vamos a levantarnos y México será, de nueva cuenta, el país que todos deseamos y que todos queremos”, finalizó.

"Revisar programas sociales para hacer frente a futuras crisis"

Las y los senadores del Grupo Parlamentario de PAN exhortan al Ejecutivo Federal a que revise la política de transferencias a través de los programas sociales ponga en marcha un paquete de apoyos por encima de la línea de bienestar urbana para ayudar a la gente más pobre del país, y de esa forma enfrentar la actual y futura crisis económica que provocará la emergencia sanitaria por el Covid-19 y la caída de los precios internacionales del petróleo.

A través de un punto de acuerdo, los legisladores coordinados por el senador Mauricio Kuri, precisaron que su propuesta obedece a la intención de atender dos preocupaciones que tienen muchas y muchos mexicanos, y que son:

Primero, que la economía se encuentra en estancamiento y empeorará en el corto plazo, al entrar en una fase de mucho mayor presión derivado de la guerra de precios del petróleo, desencadenada por Rusia y Arabia Saudita, así como por la crisis económica que provocará la emergencia sanitaria del Covid-19.

Señalan que a las malas decisiones económicas de carácter endógeno, se suman las difíciles condiciones económicas que devienen del exterior, es decir, las de carácter exógeno, como son la disminución de la estimación de ingresos petroleros derivada de la guerra internacional de precios, así como por la crisis económica internacional que la pandemia del coronavirus generará irremediablemente.

Segundo, que la situación del diseño actual de los programas sociales del Gobierno Federal adolecen de una política social integral que permita avances ciertos en materia de abatimiento de la pobreza y la desigualdad.

Aseguran que los mismos no cuentan con metas alineadas a propósitos comunes y, muchos de ellos, tampoco con indicadores de medición, responsables claros y definidos.

Esto provoca que los mismos, lejos de garantizar la vigencia de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, en forma integrada, se conviertan en una serie de planteamientos aislados y desarticulados que parecieran obedecer más a ocurrencias, o a atender objetivos clientelares o electoreros, que a generar mejores condiciones de bienestar entre la gente.

De acuerdo con reportes del Coneval, expusieron que el Estado mexicano cuenta con 6 mil 491 programas y acciones de desarrollo social en todo el país. De ellos, 152 son federales, 2 mil 528 son estatales, y 3 mil 811 son municipales.

Tras una revisión exahustiva, dicen haber encontrado en muchos de ellos la existencia de duplicidades y empalme de objetivos; otros son tan pequeños que son insuficientes para atender el problema que se plantean y resultan en dinero “tirado”; otros más son sumamente opacos, carecen de reglas de operación, de indicadores de medición, de comprobación de gasto, de padrones de beneficiarios, etcétera, que se vuelven cajas chicas para el uso discrecional y hasta arbitrario.

Todos estos problemas de duplicidad, empalme, insuficiencia, opacidad, discrecionalidad, dispendio y uso clientelar, aseguran que son comunes en los tres niveles de gobierno, porque entre los programas sociales del gobierno federal encontraron esos problemas y, en algunos casos, de manera más acentuada inclusive.

Por estas razones, subrayaron los senadores panistas, se deben revisar los programas sociales para reencauzarlos en apoyos mejor diseñados a favor de la economía familiar en las zonas más pobres del país, y de esa manera enfrentar la presión económica que provocará la crisis sanitaria por el Covid-19 y los factores económicos externos, como la caída histórica en los precios internacionales del petróleo.

La propuesta fue turnada para estudio y dictamen a la Comisión de Desarrollo y Bienestar Social.

Habrá pérdidas por 110 mil mdp en el sector automotriz

La senadora de Acción Nacional, Martha Cecilia Márquez Alvarado, hizo un llamado a la titular de la Secretaría de Economía, para que incluya a la industria automotriz dentro del catálogo de actividades esenciales ante la emergencia sanitaria por COVID-19, declarada el pasado 30 de marzo.

La legisladora panista indicó que derivado de la pandemia, el Gobierno Federal ordenó el cierre de varias industrias y comercios considerados como no esenciales para evitar la cadena de contagios, entre ellos, el sector automotriz.

Ante ello, miles de trabajadores fueron afectados económicamente, lo que a su vez, dijo, es un impacto negativo para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, así como el desarrollo de las entidades federativas donde se asientas diversas empresas de ese ramo.

Márquez Alvarado aseguró que ante las medidas tomadas por el Coronavirus, este sector económico registrará una perdida aproximada de 110 mil millones de pesos.

Dijo que, ante este escenario, los gobernadores de Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato han sostenido pláticas con el Gobierno Federal para que la actividad automotriz se considere esencial y, con ello, evitar una mayor pérdida a mediano plazo para dicha industria.

Informó que este sector genera a nivel nacional un millón 900 mil empleos directos y aportó, en los últimos 17 años, aproximadamente 12 por ciento de inversión extranjera directa en el país.

La senadora de Aguascalientes destacó que se tiene el registro que de cada 100 vehículos producidos en el mundo, al menos, 4.2 son ensamblados en nuestro país.

Actualmente México tiene 20 complejos productivos de vehículos ligeros en doce entidades y se están construyendo nuevas plantas. Once fábricas son armadoras de vehículos pesados y motores a diesel con presencia en ocho entidades federativas, apuntó.

Aunado a lo anterior, concluyó, 24 estados cuentan con empresas proveedoras y fabricantes de autopartes; a nivel nacional hay 2 mil 361 agencias distribuidoras de vehículos.

El punto de acuerdo, se turnó al Grupo Plural de Trabajo para el Seguimiento a la Pandemia del Virus COVID-19.

Proteger de despidos injustificados a más de 3 millones de trabajadores

El senador Aníbal Ostoa Ortega, del Grupo Parlamentario de Morena, impulsa un proyecto para proteger los despidos injustificados de más de 3 millones de trabajadores que cuentan con más de 20 años de antigüedad laboral.

Para ello, suscribió una iniciativa con proyecto de decreto, que se publicó en la Gaceta Parlamentaria del Senado de la República, y fue turnada a las comisiones unidas de Trabajo y Previsión Social y de Estudios Legislativos, Segunda.

Recordó que con la aprobación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo y la reforma laboral sobre libre sindicalización de 2019, el Congreso de la Unión sentó las bases para restaurar los derechos laborales de los trabajadores.

En este contexto, el senador señaló que es “inaplazable” modificar el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo para garantizar a los empleados su derecho a conocer, de manera precisa, las causas de su despido para que les permita preparar su defensa con antelación y conocimiento de lo imputado.

Se trata, explicó, de establecer la obligación legal del patrón de exponer las razones por las cuales considera que los hechos o conductas cometidas son particularmente graves o hacen imposible la continuación de una relación laboral mayor a los 20 años de antigüedad.

Ostoa Ortega señaló que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, durante el primer trimestre de 2019 había un millón 160 mil 726 trabajadores con más de dos décadas y hasta 24 años de antigüedad.

Para ese año, puntualizó, había un millón 138 mil 577 trabajadores con más de 24 años y hasta 30 años de antigüedad; y 845 mil 281 trabajadores con más de 30 años.

““Es un buen momento para repensar las premisas con las que hemos actuado durante décadas”:”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Plantean en el Senado crear la Secretaría de Economía Social y Solidaria
NOTICIAS

PLANTEAN EN EL SENADO CREAR LA SECRETARÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS