NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE REQUIEREN UN MODELO PROPIO DE UNIVERSIDAD PÚBLICA

América Latina y el Caribe requieren un modelo propio de universidad pública
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
Urge abrir un debate académico sobre la identidad universitaria regional, que comparte elementos como autonomía, cogobierno, vinculación con la sociedad y participación en proyectos nacionales
02.10.2018 12.00 AM

América Latina y el Caribe requieren diseñar un modelo propio de universidad pública porque actualmente enfrentan muchos retos. Entre otros, que en las últimas décadas la universidad pública latinoamericana ha seguido una política de privatización de la oferta educativa, indicó Imanol Ordorika Sacristán, director general de Evaluación Institucional de la UNAM.

“Pensamos poco en las alternativas y desafíos del modelo de educación superior de la región”, explicó ante el rector Enrique Graue y rectores que asistieron a la IX Asamblea General de la Red de Macro Universidades de América Latina y el Caribe, integrada por 37 casas de estudio públicas de 20 países de la región.

Invitó a debatir sobre evaluaciones propias: “llevamos mucho tiempo en los rankings de instituciones anglosajonas, que evalúan básicamente el conocimiento publicado en revistas de arbitraje y el número de patentes, pero expuso que a 100 años de la reforma de Córdoba (1918) que inició la autonomía universitaria, urge abrir una discusión académica regional que analice los desafíos propios y actuales de la región.

Además, tanto las instituciones de educación superior públicas como las privadas “están básicamente orientadas al posgrado y a la investigación, y poco hacia la licenciatura, pues sólo el posgrado da respuesta a la noción de excelencia, con muchas publicaciones visibles en índices internacionales”, afirmó en el Centro de Exposiciones y Congresos de la UNAM.

Asimismo, Ordorika criticó que el mercado funcione como ordenador de lo social. “No debe desaparecer, pero debe limitarse y discutirse, pues hay otros ámbitos”.

Además, se debe identificar la nueva colonización de las universidades impuesta por las revistas indexadas. “No vamos a aislarnos del mundo, sino a desarrollar estrategias inteligentes en nuestros idiomas, pues debemos preservar el español y el portugués”.

Ordorika recordó que la universidad pública latinoamericana se caracteriza por su orientación y compromiso social, pero “falta el diseño de formas alternativas de desarrollo”.

Consideró fundamental una repolitización de la universidad: “en una época de crisis de los partidos políticos en nuestros países, algo ha pasado que estamos lejos de los procesos políticos. Hay que generar debates, tenemos la responsabilidad de politizar en el mejor sentido, creando posturas ante los problemas nacionales y regionales”.

Invitó a mantener y fortalecer la autonomía universitaria como mecanismo para intervenir en lo social, y sugirió dar ejemplo de práctica democrática, así como luchar por la equidad de género, que “apenas se ha visibilizado”, pues pocas académicas alcanzan los niveles de gobierno en estas instituciones.

Por último, sugirió poner énfasis en que la universidad pública debe ser gratuita. “El costo sólo crea desigualdad. Sostener la gratuidad es necesario”, finalizó.

Eliminar el examen de admisión a la universidad pública requeriría una reforma constitucional

La propuesta del presidente electo de México, Andrés López Obrador, de eliminar el examen de admisión a los aspirantes requeriría una reforma constitucional y a las leyes orgánicas de las instituciones de educación superior, advirtió el doctor Adrián de Garay Sánchez, profesor de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al participar en el Coloquio Actualidad del 68: universidad, juventud y política 50 años después, que se lleva a cabo en la Unidad Iztapalapa de esta casa de estudios, el académico del Departamento de Sociología dijo que se necesitaría ajustar la Carta Magna y las leyes orgánicas de las escuelas públicas autónomas federales y estatales para establecer que cada alumno con certificado de bachillerato tenga derecho a cursar estudios.

El grupo parlamentario del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) tiene la fuerza para hacerlo en todo el país, pero con ello mermaría la autonomía de las universidades y cambiaría la noción meritocrática que acompaña el acceso a la educación superior.

Un problema adicional sería identificar dónde dar cabida a miles de aspirantes que no logran un espacio en las universidades y el Instituto Politécnico Nacional, ya que se necesitan recursos para infraestructura y contratación de personal académico y administrativo, además de que algunos expertos han señalado que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) requeriría 400 mil millones de pesos adicionales anuales para ese fin.

El investigador del Área de Sociología de las Universidades afirmó que aumentar la cobertura en el sector ha sido un propósito desde hace décadas planteado por las autoridades y se han realizado esfuerzos importantes para lograrlo, creando incluso otras opciones educativas, así que esa meta “no podemos dejarla de lado, como tampoco seguir teniendo cifras alarmantes de no admitidos, muchos de los cuales son de orígenes económicos y culturales escasos”.

Respecto del reciente ataque de porros a estudiantes de la UNAM dijo que miles de universitarios volvieron a salir a las calles 50 años después de la llamada marcha del silencio, que en 1968 fue convocada en protesta contra de la represión del ejército a los estudiantes y la de ahora tuvo como eje central la erradicación de la violencia en las instalaciones universitarias “por grupos que no se sabe oficialmente quién patrocina” y, en ese sentido “los alumnos han puesto en la agenda asuntos públicos no resueltos que deben atenderse”.

El maestro Javier Mendoza Rojas, académico del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM, señaló que el movimiento de 1968 condensó distintas movilizaciones sociales emprendidas desde la década de 1950 y abrió un periodo en la vida política, social, cultural y educativa del país.

Después de aquel año inició el debate en torno a la educación y la universidad “y creo que esa fue una de las principales consecuencias, aunque en los siguientes años la discusión cobró una nueva fisonomía ante los procesos de transformación social.

A partir de 1970 se plantearon opciones innovadoras que buscarían renovar el modelo inoperante de una institución en proceso de masificación, dando cabida a muy diversas iniciativas, tanto de actores internos como de autoridades gubernamentales que se irían entrecruzando a lo largo de cinco décadas y conformarían el heterogéneo mundo universitario actual.

Si bien muchos de los cambios en el sistema universitario han derivado de ese parteaguas, no todos han ido en la dirección de construir una sociedad más justa e incluyente, plural y democrática, que fueron las demandas centrales de largo plazo del movimiento “ni contamos con un sistema universitario más consolidado y abierto a las necesidades de los grupos mayoritarios de la población”.

El Coloquio fue inaugurado por el maestro Arturo Preciado López, secretario de la Unidad Iztapalapa, en representación del doctor Rodrigo Díaz, rector de esa sede académica, y en la primera mesa participaron también los doctores Roberto Rodríguez Gómez Guerra, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, y Salvador Martínez della Rocca, integrante del Comité de Lucha de la Facultad de Ciencias de la UNAM en 1968, quienes hicieron un recuento anecdótico del momento político que se vivía en aquel año.

El encuentro continuará mañana en esa sede académica, a las 11:30 horas, con la Conferencia magistral México 68, necropolítica y resistencias sociales que impartirá el doctor José Manuel Valenzuela, académico de El Colegio de la Frontera Norte, y a las 13:00 horas con la mesa de trabajo Situación actual de la juventud, en la que participarán los doctores Luis Xavier López Farjeat, Teresa Santiago Oropeza y Alfredo Nateras Domínguez, académicos de la Universidad Panamericana y de los Departamentos de Filosofía y Sociología de la Unidad Iztapalapa, en ese orden.

“Invitó a debatir sobre evaluaciones propias, no los rankings diseñados en países anglosajones; a impulsar el conocimiento en español y portugués; a no poner al mercado al centro y a fomentar la equidad de género.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Ratifican a Paloma Merodio como integrante de la Junta de Gobierno del INEGI
NOTICIAS

RATIFICAN A PALOMA MERODIO COMO INTEGRANTE DE LA JUNTA DE GOBIERNO DEL INEGI

Photo VER FOTOGALERÍA