NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

MÉXICO, ANTE LA OPORTUNIDAD DE LEGISLAR SOBRE EL AGUA A LA ALTURA DE SUS NECESIDADES

México, ante la oportunidad de legislar sobre el agua a la altura de sus necesidades
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
Carece de seguridad hídrica 80% de la población global; el estrés hídrico en la capital rebasa el 100 por ciento, advierten expertos en Foro del Agua
01.10.2018 12.00 AM

México está ante la oportunidad de contar con una legislación del agua a la altura de sus necesidades que considere la participación ciudadana, en coadyuvancia con los tres niveles de gobierno e implique el cumplimento de los principios democráticos de planeación consensada, transparencia y procedimientos de rendición de cuentas, manifestó hoy el doctor Pedro Moctezuma Barragán, investigador de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La población consume agua contaminada con metales pesados, sufriendo los efectos catastróficos por esto, al no disponer de información que prevenga la situación, por lo que “requerimos de una nueva cultura que inicie una cruzada de alfabetización hídrica desde las escuelas y las comunidades para alentar conductas de respeto a los pueblos originarios”, entre otras.

Al participar en el foro Problemas metropolitanos: acciones para su atención. temática agua, el miembro de la Junta Directiva de esta casa de estudios recordó que existe un mandato constitucional para diseñar una Ley General de Aguas para la Ciudad de México, desacatado por la 62 y la 63 legislaturas, aun cuando desde hace cinco debió aprobarse, “pero ahora tenemos la certeza de que la actual atenderá este asunto”.

Esto dependerá de la emisión de una Ley General con el fin de ajustar el marco legal que respete la Carta Magna, en la cual se deberá considerar la entrada en vigor de la Constitución de la Ciudad de México, el pasado 17 de septiembre, que entre las modalidades que plantea para la gestión del recurso, está la prohibición de lucrar con éste, en protección de las comunidades.

Al participar en la primera mesa Legislación del agua (Ley General de Aguas, Ley de la CDMX), el académico del Departamento de Sociología apuntó que la reforma al artículo cuarto constitucional logró establecer el derecho al agua para todos a cargo del Estado, sumándose nuevas instancias, incluida la creación de la Contraloría Ciudadana del Agua, lo que “implica poner un contrapeso, por primera vez, a la autoridad del sector”.

La mayor problemática “la podríamos solventar aún si llegáramos a un cambio de paradigma de extracción-desecho centrado en el lucro por otro que busque respetar los ciclos naturales, el manejo correcto de las cuencas y el derecho humano al agua”, argumentó en la actividad convocada por la UAM, el Consejo Regional del Área Metropolitana de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (CRAM/ANUIES) y el Colegio de México A. C. (Colmex).

Moctezuma Barragán sostuvo que ahora más que nunca se requiere aplicar el máximo de los recursos disponibles para lograr el cumplimiento progresivo de este derecho, como lo plantea la observación 15 del pacto internacional del Comité internacional de derechos económicos, sociales y culturales, ratificado por México en 1981, lo cual incluye el impulso de políticas fiscales progresivas y de presupuesto, entre otras.

Ante este panorama se debería tomar en cuenta una iniciativa ciudadana que se comenzó a elaborar en 2012 y que será presentada ante el Congreso de la Unión, en la que se considera el principio de subsidiariedad, con el fin de que los grupos locales cuenten con atributos y medios que permitan gestionar el vital líquido a través del uso de cuerpos de agua, los cuales podrían aportar más de 14 metros cúbicos por segundo.

De otra manera se comenzarían a cancelar obras como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o la desecación del Lago Nabor Carrillo, que sería una de las tragedias históricas de las mayores proporciones, ya que fue la única acción importante del siglo XX realizada para mantener el equilibrio hídrico y también peligraría Casa colorada, una laguna de regulación que trata 2.3 metros cúbicos por segundo.

Deberían colocarse en esta nueva legislación candados que permitan un manejo sustentable del agua y asegurar la soberanía alimentaria y la eliminación progresiva de la dependencia a fuentes no sustentables de acuíferos sobreexplotados y trasvases, porque “seguimos en la dinámica de utilizar pozos ultraprofundos, lo cual es cuestionado desde el punto de vista ambiental”, advirtió.

Resulta “trágico reconocer que en las zonas donde más hace falta el vital líquido se podría recurrir a la captación de agua pluvial, ya que contamos con la tecnología y en muchos países se utiliza para garantizar el suministro. Al mismo tiempo, planteamos otro mecanismo para eliminar la presencia de fugas, el regulamiento de sistemas de distribución para que éstos sean equitativos así como la instalación de bebederos y baños dignos en escuelas, edificios y plazas públicas”.

A pesar de que la captación de agua doméstica es importante se ha calculado que en la Ciudad de México sólo se podrían captar dos metros cúbicos por segundo a través de esta vía y en escuelas la cifra es aún menor, 0.6 metros cúbicos por segundo, por lo que el investigador sugirió que para mitigar la escasez se requiere la conservación y el rescate de la cuenca lacustre.

“Es importante acompañar estos planes rectores con otros instrumentos, entre ellos, dictámenes de factibilidad hídrica, de impacto sociohídrico, de costo beneficio hídrico-ambiental y la emisión de la declaratoria de la urbe como zona en estrés hídrico, así como de permisos condicionados para usos no prioritarios de agua potable o descarga”, finalizó.

Carece de seguridad hídrica 80% de la población global

Al menos 80 por ciento de la población mundial no cuenta con seguridad hídrica, debido a que dispone de una cantidad de agua insuficiente para cubrir sus necesidades y padece problemas por la creciente contaminación, advirtió la doctora Blanca Elena Jiménez Cisneros, directora de la División de Ciencias del Agua y Secretaria del International Hydrological Programme de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En muchos países en desarrollo el suministro del recurso apenas alcanza los 130 litros por persona, en tanto que cerca de mil millones de individuos tienen un acceso limitado al agua potable, otros 2.5 mil millones no cuentan con un plan de saneamiento seguro y quienes sí lo tienen, en la práctica sólo pueden considerar 60 por ciento como confiable.

Al impartir la videoconferencia magistral Seguridad hídrica. Gestión del agua potable y de las aguas residuales en el contexto del cambio climático citó el último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), según el cual lo anterior obedece al alto crecimiento de las ciudades, que alienta una demanda irracional del vital líquido, por lo que ha llamado a buscar otro modelo urbano.

En el Foro Problemas Metropolitanos: Acciones para su Atención. Temática Agua –organizado por la UAM, el Consejo Regional del Área Metropolitana de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (CRAM/ANUIES) y el Colegio de México A. C. (Colmex)– la ingeniera ambiental por la Unidad Azcapotzalco explicó que desde la Organización de Naciones Unidas se ha puesto en marcha el Programa Hidrológico Internacional (PHI) para una mejor gestión de aguas potable y residual, en colaboración con más de tres mil expertos de los 54 países miembros.

El cambio climático está afectando la disponibilidad, aunque no existe un análisis detallado de cómo y la captación y distribución se están realizando en todas las regiones, pero no existe un registro de la calidad con la que se está suministrando a los hogares, así que “aún no estamos seguros de qué factores antropogénicos o una mezcla de ellos ocasionan un mal manejo del bien”.

Hasta ahora se han identificado aquellos que empeoran el escenario: las altas temperaturas de los bosques, el aumento de patógenos en aguas subterráneas causantes de enfermedades diarreicas o fluorosis, esta última muy común en India.

Jiménez Cisneros refirió que “el efecto del cambio climático es imposible de medir porque el costo del monitoreo es muy elevado y se requiere de personal altamente especializado, debido a lo cual ni siquiera los países más desarrollados cuentan con información sobre todos los contaminantes y no podemos hacer afirmaciones en este sentido todavía”.

Los mecanismos para aminorar la situación incluyen el mapeo de la distribución, conocer la cantidad exacta del recurso con que se cuenta y, sobre todo, impulsar un manejo conjunto de almacenamiento, de la mano de autoridades federales, municipales y organismos involucrados.

Además “debemos diversificar las fuentes y adaptar la calidad, dependiendo si es para beber, uso sanitario o de limpieza, así como aplicar métodos de saneamiento de bajo costo –por el equivalente a 70 centavos de dólar por metro cúbico– o recurrir a la nanotecnología, considerada como una opción viable, aunque lo cierto es que hay muchas soluciones, pero aún siguen en evaluación”, mencionó.

En el acto inaugural, el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la UAM y presidente del CRAM/ANUIES, subrayó que en esta primera edición del Foro se han involucrado más de 25 instituciones de educación públicas y privadas, con el objetivo de identificar acciones concretas para solventar los desafíos metropolitanos y también se abarcarán otros temas, entre ellos, vivienda, sustentabilidad y seguridad.

Desde el Consejo “tenemos una misión para atender la serie de amenazas que enfrenta la metrópoli y contamos con el expertis de nuestros académicos, por lo que creo que podemos aminorarlas pensando juntos en estrategias”.

En reuniones previas entre investigadores y candidatos políticos se llegó a la conclusión de que es urgente resolver el fenómeno de fugas, que ascienden a 40 por ciento del total del recurso que se reparte en la ciudad desde los sistemas Cutzamala y Lerma, cuya red es muy antigua, por lo que requiere mejorar su eficiencia.

El doctor Roberto Villers Aispuro, director general Académico de la ANUIES, manifestó que “lo importante es ir sumando esfuerzos para la discusión y el análisis de propuestas relevantes para el desarrollo de las ciudades; esta vez en torno a un elemento valioso y, por tanto, debemos tomar en cuenta todas las expresiones: la campesina y de los ambientalistas”.

El ingeniero Ramón Aguirre Díaz, director general del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), lamentó que “en México contamos con un organismo desconcentrado y, por ello, no tenemos todas las facultades para resolver las problemáticas del sector, debido a su alta burocratización, a lo cual se suma la politización de los municipios que dependen de decisiones locales y esto no nos permite llevar a cabo un trabajo de largo plazo, por lo que necesitamos mejores planes para resolver el abastecimiento”.

El doctor Vicente Ugalde Saldaña, secretario Académico de El Colegio de México, coincidió con que es fundamental potenciar la accesibilidad al agua potable, abrir los espacios para que las comunidades satisfagan este derecho humano e impulsar el tratamiento reformando el marco legal correspondiente.

Al acto acudieron también los doctores Rodolfo Suárez Molnar, Rodrigo Díaz Cruz y Fernando De León González, rectores de las unidades Cuajimalpa, Iztapalapa y Xochimilco, en ese orden, además de alumnos y profesores de la UAM.

Urge cambiar el paradigma del agua en la Ciudad de México

El paradigma del agua en la Ciudad de México debe cambiarse de manera urgente debido a que el estrés hídrico –lo que se extrae respecto de lo que se inyecta al acuífero– rebasa el 100 por ciento, advirtieron hoy investigadores participantes en el Foro Problemas metropolitanos: acciones para su atención, convocado por la Universidad Autónoma Metropolitana UAM), el Consejo Regional del Área Metropolitana de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (CRAM/ANUIES) y el Colegio de México A. C. (Colmex).

En la mesa Tratamiento y reúso del agua, los expertos señalaron que el esquema de gestión del recurso no es sustentable, por lo que es necesario un cambio de modelo y para lograrlo “debemos empezar ya, porque tal transformación nos llevará décadas”.

La doctora Margarita González Brambila, académica del Departamento de Energía de la Unidad Azcapotzalco de la UAM, subrayó la importancia de abordar los aspectos del consumo de agua como un problema holístico, que para hablar de él es obligatorio referirse al dispendio energético.

El traslado del recurso a la ciudad, sacarlo y someterlo en plantas de tratamiento implica consumir electricidad, pero además si el principal uso que se da es en la agricultura que provee de alimentos “debemos manejarlo como un solo problema: agua-energía-alimentación”, sostuvo.

Una planeación estratégica que incluya, no sólo el suministro –que tome en cuenta la recolección de aquella proveniente de lluvia– sino también la potabilización, la distribución, el consumo responsable, el tratamiento, la reutilización y la disponibilidad final.

El doctor Adalberto Noyola Robles, miembro del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que en las 2,477 plantas municipales de México, 57 por ciento del líquido residual es tratado, lo que no ocurre en el resto, además de que en las 2,832 industriales ese proceso se lleva a cabo sólo en 33 por ciento.

En el país hay una presión hídrica “muy desigual”, porque en el sureste, donde hay menos población, existe más agua, en comparación con el norte, y el caso más drástico, “sin duda, lo representa la Zona Metropolitana del Valle de México, donde “tenemos un estrés superior a 100 por ciento, “es decir, consumimos más de la que la propia cuenca puede proporcionar en determinado periodo” y esto, por supuesto, “es insustentable”.

Para revertir esta grave tendencia es necesario hacer un uso mucho más eficiente del recurso y un gran conflicto en el sector consiste en que, no obstante los esfuerzos, inversiones y ciertos avances en términos de cobertura, la población crece y con ello, el número de mexicanos sin acceso al servicio.

La responsabilidad del suministro y tratamiento recae en el municipio, de acuerdo con el artículo 115 constitucional, pero los organismos operadores son débiles financiera y técnicamente, ofrecen mantenimiento limitado a la infraestructura y las plantas de tratamiento laboran con deficiencia o están abandonadas.

Este esquema ya no es sostenible, si se considera que un bien “que nos costó tanto dinero y esfuerzo trasladar desde los ríos Cutzamala o Lerma, no podemos descargarlo simplemente, sino debemos reusarlo varias veces para beneficiarnos de un valor por el que se gastó tanto”.

Noyola Robles apuntó que para la región del Valle de México es fundamental concebir las plantas como procesadoras del medio natural, más que como tratadoras, mientras en algunas cuencas el agua limpia es tan escasa que se empieza a ver como un recurso no renovable, lo que obliga “a un cambio de paradigma en el que esa infraestructura sea considerada como procesadora, en el sentido de que este procedimiento arroje un beneficio y riqueza”.

En ese contexto el tratamiento descentralizado podría tener gran participación, ya que más que grandes plantas conectadas a grandes redes de drenaje y estaciones de rebombeo que consumen mucha energía, se requiere ubicarlas en función de las zonas alejadas, topografía accidentada o bien necesidades y demandas locales del producto reciclado.

“La población consume agua contaminada con metales pesados, sufriendo los efectos catastróficos por esto.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Cubrirá  Seguro Popular diagnóstico y tratamiento de cáncer de ovario
NOTICIAS

CUBRIRÁ SEGURO POPULAR DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE CÁNCER DE OVARIO

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS