NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

DIPUTADOS SOLICITARÁN A HACIENDA RECURSOS PARA UNIVERSIDADES EN CRISIS

Diputados solicitarán a Hacienda recursos para universidades en crisis
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
Advierten que de entrar en colapso, 537 mil 616 estudiantes quedarían sin clases; a partir de octubre, no podrán pagar nómina de maestros y trabajadores
21.09.2018 12.00 AM

Diputados de Morena, PAN, PT y PES, se pronunciaron por solicitar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la liberación de recursos en favor de universidades públicas de todo el país, especialmente para 10 que sufren de insolvencia financiera para pagar salarios y aguinaldos a profesores y trabajadores, y se les reconozca el aumento en la matrícula estudiantil y se otorguen plazas a los docentes.

En reunión de trabajo con rectores de las universidades de Oaxaca, Morelos, Nayarit y Michoacán, así como con representantes de facultades y trabajadores de estas casas de estudios, para conocer la problemática que enfrentan, los legisladores coincidieron en la urgencia de garantizar la educación superior de quienes cursan estudios en estas instituciones.

El coordinador del grupo parlamentario de Morena, Mario Delgado Carrillo, señaló que para el próximo proyecto de gobierno es fundamental garantizar la educación superior y que las universidades mantengan su operación, incluso, que aumenten su matrícula.

“Es un problema financiero que vienen arrastrando desde hace varios años y se ha ido agravando. Cuentan con nuestro apoyo para gestionar con las autoridades hacendarias que sus demandas sean escuchadas”, expresó.

Aseguró que respetarán la autonomía de las universidades; sin embargo, pidió a los rectores conducirse con austeridad. “Sabemos que nos pueden acompañar en esta lógica de cuidar los recursos públicos, que nos ajustemos todos a lo que señala la Constitución en su artículo 127; aquí aprobamos ya una ley reglamentaria de que nadie puede ganar más que el Presidente; es una demanda popular.

En este contexto, agregó que “se logrará ampliar la cobertura y ofrecer más espacios a los jóvenes”.

El diputado Azael Santiago Chepi (Morena) dijo que es necesario reunirse con la SHCP a fin de solicitar se liberen recursos para estas universidades, pues “el apoyo a la educación superior es parte del proyecto de la próxima administración federal”.

“El tema de la educación es la base fundamental para la Cuarta Transformación”, subrayó el legislador.

De la misma bancada, la diputada Juanita Guerra Mena solicitó que comparezca ante la Cámara de Diputados el secretario de Hacienda y Crédito Público, por la emergente problemática financiera que existe en la Universidad Autónoma de Morelos, donde estalló la huelga.

“El único que puede atender la situación de aquí a diciembre es el secretario de Hacienda y Crédito Público de esta administración”. Pidió a sus homólogos hacer un acuerdo para pedir la comparecencia del titular de esa dependencia federal.

Juan Pablo Sánchez Rodríguez, también diputado de Morena, dijo que trabajarán por establecer en la Constitución la obligatoriedad de la educación superior, además de que buscarán la asignación de un recurso justo y digno para el rubro.

Lamentó que hoy en día de cada 10 jóvenes sólo tres pueden cursar este nivel educativo. Planteó la comparecencia del titular de la SCHP para que explique la situación de los recursos aprobados para las casas de estudio.

Del mismo grupo parlamentario, la diputada Yolanda Guerrero Barrera se pronunció por aprobar un presupuesto en favor de la educación superior laica y gratuita, desglosado y etiquetado para cada rubro que evite el desvío de recursos y se apliquen responsablemente, “porque sí hay desvíos al interior de las universidades”.

Afirmó que las universidades públicas son una prioridad que deben dejar de utilizarse como un “botín político” y se dediquen a formar profesionistas y académicos competitivos. Refirió las irregularidades para otorgar base laboral a los trabajadores, abriendo la brecha de desigualdad.

La diputada Adela Piña Bernal, también de Morena, consideró esencial el financiamiento del sistema educativo en el Presupuesto de Egresos, y sugirió a las universidades hacer llegar al próximo secretario de Hacienda, el proyecto de solicitud de recursos que atienda las problemáticas que padecen.

“Mi propuesta es que se acerquen con Carlos Urzúa para que vayan viendo el presupuesto del siguiente año”.

El diputado Samuel Herrera Chávez (Morena) se sumó respecto a fortalecer y defender la educación superior pública y gratuita, para eliminar la visión restrictiva que impide apoyarla. “El problema de fondo es que se está en contra de los derechos contractuales y laborales de los trabajadores, ya que el salario no ha crecido desde 1970”.

Sostuvo que las universidades públicas se ven con desprecio y son sacrificadas, cuando su lucha es legítima y digna porque atienden a los estudiantes que no tienen recursos para pagar una institución privada. Aseguró que existen fondos para destinar un mejor presupuesto a este sector.

De la misma bancada, la legisladora Alejandra Pani Barragán pidió resolver de fondo el déficit que traen todas las universidades públicas, a través de la aprobación del Presupuesto. “Vamos a estar prestos a revisarlo y avalarlo siempre y cuando sea con los lineamientos de austeridad”.

Refirió la importancia que las autoridades hacendarias atiendan de inmediato la insolvencia financiera de la Universidad Autónoma de Morelos, donde estalló la huelga hoy, y que escuchen a las nueve instituciones estatales que sufren la falta de recursos.

La diputada del PAN, Alejandra García Morlan, expresó su compromiso de apoyar a las universidades públicas estatales, porque la educación es toral y prioridad que no tiene partido ni colores.

Se deben comprometer esas instituciones por la transparencia en el ejercicio de los recursos, para que haya confianza y lograr objetivos que fortalezcan la educación superior en el país.

Del PT, el diputado Ángel Benjamín Robles Montoya pidió hacer un llamado enérgico a las autoridades educativas estatales y “no se hagan de la vista gorda, ante el riesgo de que pierdan clases medio millón de alumnos de educación superior.

“Debemos ir a Hacienda a exigir los recursos, la cuarta transformación no se puede lograr sin las participación de la universidades públicas”, sostuvo.

De la misma fracción parlamentaria, la diputada Margarita García García se pronunció por acabar con el fenómeno de corrupción, incluyendo la que se presenta dentro de las mismas universidades públicas, en las cuales, en algunos casos, llegan a pedir dinero a cambio de la inscripción.

“Hoy se trabaja en una nueva etapa, necesitamos cambiar la mentalidad de los jóvenes y recobrar la enseñanza de los valores”.

Del PT, la diputada Maribel Martínez Ruiz expresó su apoyo a esas instituciones y disposición a cambiar las cosas que se requieren, porque existe preocupación entre los legisladores por la situación financiera que atraviesan.

“Esta nueva etapa de austeridad debe llegar a todos. Tenemos que apretarnos el cinturón y revisar lo que no anda bien, para ganar-ganar que beneficie a los docentes y empleados que están a la deriva, así como de los estudiantes”.

Por Encuentro Social, el legislador Iván Pérez Negrón anunció que se presentará una iniciativa para actualizar la Ley para la Coordinación de la Educación Superior, que data de 1978, que defina los criterios de asignación y operación de los recursos financieros de las universidades, para darles certeza jurídica y garantizar que los estudiantes y egresados se beneficien a través de la preparación académica.

Convocó a “jugársela todos por la educación universitaria pública para fortalecer la estructura financiera y gestionar recursos en el Presupuesto 2019. Los mecanismos de rendición de cuentas y austeridad se tienen que cuadrar en la gran estrategia para fortalecer el sistema educativo nacional que impulsará la nueva administración federal, sobre todo porque los egresados sean de calidad y tengan capacidad para competir en este mundo tan complejo”.

El rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Eduardo Carlos Bautista Martínez, dijo que algunos de los problemas más comunes que padecen estas casas de estudio son: insolvencia económica para el pago de salarios y prestaciones, déficit en el reconocimiento del aumento de las matrículas estudiantiles y en la contratación de plantillas laborales.

“Estamos en un momento importante para el conjunto de las universidades, pero no buscamos sólo un rescate momentáneo”.

Por su parte, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Gustavo Urquiza Beltrán, informó que a causa de la falta de recursos para solventar gastos, salarios y prestaciones, el día de hoy a las 12 de la tarde el instituto que encabeza estalló en huelga.

“Sufrimos de una insensibilidad por parte de los gobiernos estatales que está coartando el derecho a la educación de 43 mil estudiantes”.

Ignacio Peña, rector de la Universidad Autónoma de Nayarit, sostuvo que la crisis financiera que sufre el sector tiene años y cada vez se profundiza, no podrán pagar las quincenas y aguinaldos. “No tenemos recursos para las nóminas de noviembre ni diciembre y prestaciones de fin de año”. Pidió el apoyo de los diputados para parar esta bola de nieve con el compromiso de contribuir a que termine la insolvencia económica.

El objetivo es garantizar que más de 500 mil estudiantes continúen con su formación escolar. Aclaró que “no buscan la opacidad, al contrario cada año auditan a las universidades los organismos fiscales estatales y la Auditoría Superior de la Federación, y entregamos las cuentas que se piden. Por ello, es justo que se les entreguen los recursos extraordinarios”.

Medardo Serna González, rector de la Universidad Autónoma de Michoacán pidió designar mayor presupuesto a estas instituciones para salvaguardar los derechos a la educación de los jóvenes, y laborales de profesores, trabajadores administrativos y sus familias. Expresó su compromiso con la austeridad y solicitó dar certeza y paz social al interior de las universidades, vital ante la transición política en marcha.

De cada 100 jóvenes en edad de estudiar una licenciatura sólo 37 lo pueden realizar; es una tarea urgente elevar la cobertura para acceder a una mayor desarrollo humano. Resaltó que los convenios que contienen el diagnóstico de la situación económica no han sido firmados por las autoridades federales.

"Crisis financiera y baja cobertura en educación superior: saldo del actual gobierno"

Uno de los problemas más graves que deja como saldo el actual gobierno en materia de educación superior es la crisis financiera, que mantiene al borde del colapso a varias universidades públicas de México, aseveró la doctora Norma Rondero López, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La académica del Departamento de Sociología de la Unidad Azcapotzalco advirtió sobre la necesidad de llevar a cabo no sólo un diagnóstico, sino “una investigación para ver qué está pasando en la decena de instituciones” que llevan al menos cuatro años sin finanzas sanas y que hace unos días hicieron un llamado a las autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a liberar recursos para poder cerrar el año con el pago de salarios y aguinaldos.

Más allá de representar un problema institucional es “un conflicto de política, es decir, de conducción, sanidad y certeza financiera”, porque el asunto no es saber si alguien hizo mal o buen manejo de las finanzas, “sino qué podemos ofrecer a los jóvenes estudiantes si a los académicos que los forman no les estamos pagando”.

En el sexenio que está por concluir no hubo una atención semejante ni una política que acaparara los reflectores, como ocurrió con la reforma en el nivel básico de educación, sino más bien elementos de continuidad respecto de las dos administraciones anteriores en términos de enfatizar calidad, cobertura e internacionalización.

La docente del Área de Sociología de las Universidades de esta casa de estudios reconoció que uno de los temas que podrían destacarse es que se mantuvo la expansión de la educación superior expresada en el incremento de la matrícula y la diversificación de los subsistemas de educación superior.

De acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la cifra de matriculados pasó de 2.2 millones en 2000, a 3.3 millones en 2010 y a 4.4 millones en 2017.

Empero se trata de una expansión sugerente en términos del número de jóvenes, lo cual no quiere decir que se haya logrado incrementar la cobertura, en relación con el grupo de edad, considerado como elemento para plantear la cohorte con la que se habla de matrícula de educación superior.

En realidad, la cobertura en ese sistema, de 37.3 por ciento, “sigue siendo muy baja”, comparada con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cuyo promedio es superior a 70 por ciento, y con el promedio de América Latina, que supera 40 por ciento de acuerdo con cifras de la ANUIES.

Al gobierno que entrará en funciones en diciembre “hay que darle el beneficio de la duda” en relación con las buenas intenciones, así como en la claridad en la necesidad de atender la matrícula y la calidad de la educación”, ya que si bien uno de los propósitos principales es justamente ampliar el ingreso en las instituciones existentes e incluso incrementar el número de éstas, “lo que todavía no tenemos, y me parece lógico, es el cómo se llevarán a cabo estas propuestas, porque está la intención, la meta y la demanda social claramente recogidas por el gobierno electo, pero faltan las estrategias”.

En el Proyecto de Nación 2018-2024 del presidente electo Andrés Manuel López Obrador se plantea abrir numerosos espacios en educación media superior, ya que es ahí donde radica uno de los problemas más significativos, dado el fenómeno de deserción y abandono en ese nivel; esto puede redituar para bien en el universitario o generarle dificultades, porque “hoy por hoy no estamos recibiendo a un número importante de aspirantes”.

La doctora Rondero López aseveró al respecto que es “imposible hablar de universalización”, porque “tendríamos que duplicar el número de instituciones de un sistema que tiene más de dos mil”.

Casas de estudio como la UAM tienen cierto margen para incrementar su matrícula, pero “tendríamos que empezar por decir cuáles son los requerimientos para que nosotros como institución de educación pública podamos comprometernos a abrir una cantidad de lugares, que sea manejable y sin poner en riesgo las condiciones que garantizan la calidad de la enseñanza en términos de planta académica, infraestructura y personal de apoyo, entre otros elementos”.

La investigadora consideró que es necesario hacer estudios de cálculo más profundos acerca de lo que una iniciativa como ésta puede representar para las escuelas en los niveles estatal y federal. Efectivamente “tenemos que crecer, porque no es congruente para un país que se quiere desarrollar mantener niveles de 37 por ciento de cobertura, pero no podemos hablar de universalizar”.

Para ello se necesita una política educativa bien armada, con diagnósticos claros por universidad para ver cuáles son las capacidades de cada una de ellas para abrir nuevos lugares y, por supuesto, establecer con qué financiamiento se llevaría a cabo, pues si no se incrementa el porcentaje del PIB para educación superior ni el que se destina a ciencia y tecnología, no se puede decir “ábranse más lugares”.

Respecto del momento que vive la Universidad Nacional Autónoma de México a raíz de la violencia que sufrieron estudiantes del CCH Azcapotzalco en Ciudad Universitaria señaló que las demandas de los alumnos como asignar docentes a todos los cursos “son obvias”, pues es el trabajo de la institución, en este caso del Colegio.

Sobre la existencia de grupos porriles o de choque en la universidad, la académica comentó que se han escrito notas y columnas periodísticas que refieren que hay intereses políticos, pero “nadie está inventando el hilo negro y es muy grave que se mantenga este tipo de grupos en las escuelas y facultades de la UNAM”.

La investigadora consideró positivo que su rector aceptara y firmara el pliego petitorio de los alumnos, sobre todo en términos de hacer las indagaciones, establecer los expedientes específicos y señalar a los agresores. “Esperamos que al haber aceptado el Rector las demandas estudiantiles y ofrecer atender todas las del CCH Azcapotzalco, se restablezcan y normalicen las actividades académicas en todos los planteles universitarios”, concluyó.

“Se avecinará una situación de extrema urgencia en las universidades públicas de Chiapas, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa, Tabasco, Veracruz y Zacatecas.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Equivalen gastos fiscales del sector rural a aportación de sector primario al PIB
NOTICIAS

EQUIVALEN GASTOS FISCALES DEL SECTOR RURAL A APORTACIÓN DE SECTOR PRIMARIO AL PIB

Photo VER FOTOGALERÍA