NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

POLARIZADA EN MÉXICO, DISCUSIÓN DE EUTANASIA

Polarizada en México, discusión de eutanasia
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
Proponen Ley General de Voluntad Anticipada que facultaría a cada persona para decidir si acepta o no asistencia médica durante el tratamiento de alguna enfermedad terminal
20.08.2018 12.00 AM

Los debates mundiales sobre la legalidad de la eutanasia y el derecho de las personas a elegir la muerte por encima del sufrimiento siguen siendo un tema de discusión vigente, particularmente en un país como el nuestro en el que las opiniones se encuentran tan polarizadas. Por ello, expertos en filosofía, leyes y medicina decidieron abrir el debate en la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM).

De acuerdo con Diego Valadez, doctor en leyes, México cuenta a la fecha con una regulación que posibilita en 15 estados la declaración ante autoridades médicas institucionales o ante notario, de la llamada voluntad anticipada respecto de la suspensión de tratamiento en el caso de una enfermedad terminal, sin embargo, el resto de las entidades aún no han tomado ningún tipo de acción o ni siquiera han abierto la posibilidad para generar un diálogo.

Por otro lado y lejos del reconocimiento específico de la eutanasia, la propia ley nacional, en el artículo 166 Bis 21, prohíbe expresamente cualquier modalidad de eutanasia.

“La gran incógnita de México y de los otros 190 países que todavía no están regulando la eutanasia es ¿qué tantos derechos puede tener el Estado para imponer el dolor a quien no lo quiere soportar?”, cuestionó el doctor Valadez.

Es un hecho que uno de los principales problemas para normar la eutanasia es encontrar una definición de la misma: conceptos como muerte asistida, eutanasia, hortotanasia, entre muchos otros, dificultan encontrar un punto de acuerdo para determinar lo que es válido de lo que no y esto, junto con las creencias morales, sociales y religiosas de cada comunidad dan como resultado que, a la fecha, a nivel mundial sólo 9 países hayan legalizado esta práctica: Australia, Bélgica, Holanda, Estados Unidos, Japón, Alemania, Suiza; en América Latina, solo Uruguay y Colombia.

Al respecto, el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Ramón de la Fuente, expresó que vivir más no significa necesariamente vivir bien y que diversos estudios muestran que en la vejez aumentan las desigualdades, se acentúa la soledad, el sufrimiento y la aparición de algunas enfermedades incurables y costosas desde el punto de vista emocional y económico, tanto para el enfermo como sus familiares.

“Pienso que la muerte asistida no necesariamente es sinónimo de eutanasia, prefiero verla como una forma de extender los alcances de una medicina que reconoce sus limitaciones y el derecho a la autodeterminación de los enfermos”, concluyó.

¿Y cuáles son realmente los alcances de la medicina?, ¿hasta dónde termina la ciencia y comienza el humanismo? La doctora en filosofía, Juliana González, abordó algunas reflexiones históricas sobre el tema y desde su análisis encontró que “el ethos del médico es luchar por la virtud del hombre en su dolor, en su cuerpo, no sólo buscar asegurarle la sobrevivencia, darle al alma la oportunidad de salvaguardar su margen de autonomía”.

La doctora también reflexionó que, si bien es cierto que la medicina contemporánea cada día tiene nuevos avances que permiten vencer cada vez más a la muerte, también es verdad que poco a poco se está buscando recuperar una medicina integral, que tome en cuenta al paciente, tanto en cuerpo como en alma, y que pueda ver más allá de su dolor y considere su derecho innato a decidir en qué momento darle un término al mismo.

Resulta imposible llegar en una noche a la resolución de un tema tan complejo y que lleva tantos años tratando siquiera se estar en la agenda tanto pública como gubernamental, pero los expertos se congratularon por que la ANMM abriera el espacio al diálogo.

Plantean Ley General de Voluntad Anticipada

El diputado Jorge Álvarez Máynez (MC) propuso expedir la Ley General de Voluntad Anticipada, la cual facultaría a cada persona para decidir si acepta o no asistencia médica durante el tratamiento de alguna enfermedad terminal.

Refirió que la propuesta obedece al principio de autonomía individual que otorga a todo ciudadano el derecho de autodeterminación respecto a su vida y su cuerpo.

Estimó que todo aquel que cuente con suficiente información al respecto, puede tomar la decisión de continuar con atención clínica o prescindir de ese servicio.

El ordenamiento define la Voluntad Anticipada como la declaración por escrito en la que cualquier persona con capacidad de ejercicio y pleno uso de sus facultades mentales, manifiesta la petición libre, consciente, seria, inequívoca y reiterada de no someterse a medios, tratamientos y/o procedimientos médicos, que propicien la obstinación hospitalaria.

La iniciativa, presentada en la Permanente y turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales, prioriza la voluntad del paciente en virtud de su derecho a rechazar métodos que prolonguen su agonía hacia una muerte médicamente diagnosticada.

También define Enfermo en Etapa Terminal como aquel que tiene un padecimiento mortal o que, por caso fortuito o causas de fuerza mayor, tiene una esperanza de vida menor a seis meses y se encuentra imposibilitado para mantener su vida de manera natural.

De igual manera, el nuevo marco legal puntualiza que el Documento de Voluntad Anticipada podrá suscribirlo cualquier persona con capacidad de ejercicio; enfermo en etapa terminal, médicamente diagnosticado como tal y familiares y personas señaladas en términos de la ley, cuando el enfermo en etapa terminal se encuentre impedido para manifestar por sí mismo su voluntad.

En caso de menores de edad o personas incapaces legalmente declaradas, los padres o tutores podrán consentir el documento.

El trámite deberá efectuarse por escrito de manera personal, libre e inequívoca ante Notario Público y, además, tendrá que nombrarse un representante para corroborar la realización del instrumento en los términos y circunstancias determinadas en él.

Según el articulado, la ley se aplicaría en todo el país y su ejecución no exime de responsabilidades civiles, penales o administrativas a quienes intervengan en su realización, si no se cumple con los términos de la misma.

No obstante, ningún solicitante, profesional o personal de salud que actúe en concordancia con la norma, estará sujeto a las mencionadas responsabilidades.

Álvarez Máynez dijo que el propósito es que el enfermo planifique y decida qué tipo de cuidados y procedimientos médicos desea recibir o rechazar, especialmente en momentos que sufra casos de incapacidad.

Consideró indispensable contemplar la dignidad en la muerte de un paciente; es decir, que evite la aplicación de medios, tratamientos o procedimientos médicos desproporcionados o inútiles.

“El personal de salud debe, en todo momento, procurar no menoscabar la dignidad del enfermo en etapa terminal y brindar cuidados paliativos, así como medidas mínimas ordinarias tanatológicas, y en su caso, la sedación controlada”, concluyó.

“La propuesta obedece al principio de autonomía individual que otorga a todo ciudadano el derecho de autodeterminación respecto a su vida y su cuerpo.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Reporte Legislativo, Cámara de Diputados: Martes 8 de septiembre de 2015
NOTICIAS

REPORTE LEGISLATIVO, CÁMARA DE DIPUTADOS: MARTES 8 DE SEPTIEMBRE DE 2015

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS