NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

POLARIZADA, ESTRUCTURA SOCIOESPACIAL EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Polarizada, estructura socioespacial en la Ciudad de México
FOTO: THOMSON REUTERS FOUNDATION Photo VER FOTOGALERÍA
Las ciudades están en una paradoja urbana que padece un triple proceso negativo de privatización, disolución y fragmentación, mientras que ofrecen especialización y diversidad
16.08.2018 12.00 AM

El crecimiento y la expansión de las metrópolis está vinculado a un proceso de globalización que promueve la organización jerárquica de las ciudades de acuerdo a sus relaciones mundiales socio-económicas, generando fenómenos de polarización social y fragmentación socio-espacial, traducida en pobreza urbana en las periferias, expuso el doctor Raúl Hernández Mar.

El académico de la Unidad Lema de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) dijo que las urbes crean una serie de ventajas como la especialización y la diversidad por su facilidad de acceso a conocimientos y capacidades en capital humano y físico, y desventajas, al presentar tasas elevadas de desempleo, exclusión y pobreza, entre otras.

Los dos últimos elementos han traído como consecuencia una evidente polarización o fragmentación del espacio que ha desvinculado a algunas personas y comunidades de las tendencias y procesos centrales de la sociedad y la economía.

La Ciudad de México es considerada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como una de las regiones metropolitanas menos avanzadas en la que se desarrolla una estructura socioespacial polarizada, donde el mejor nivel corresponde a las delegaciones Benito Juárez, Coyoacán, Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc, y las peores condiciones de bienestar se observan en Milpa Alta, Tláhuac, Iztapalapa y Cuajimalpa.

Las ciudades, incluida la de México, están en una paradoja urbana que padece un triple proceso negativo de privatización, disolución y fragmentación,  la primera por una urbanización desigual; la segunda por la producción de un territorio urbano disperso y seccionado que no permite la movilidad, y la tercera se observa a partir del conjunto de periferias que se han formado y expandido alrededor de las áreas centrales caracterizadas por altos grados de desarrollo social.

Por ejemplo, en 2010, el 37.4 por ciento de la población estaba en pobreza; 34.1 por ciento presentaba pobreza moderada y 3.3 por ciento pobreza extrema, en la Delegación Iztapalapa.

La condición de rezago educativo, carencia social, afectaba a 11.4 por ciento, sin acceso a servicios de salud 41.3 por ciento, la incidencia de la carencia por acceso a la alimentación fue de 19.5 por ciento y por falta de seguridad social 58.6 por ciento en la demarcación.

En la ponencia El fenómeno de pobreza urbana en el oriente de Iztapalapa de la Ciudad de México: nuevos procesos y nuevas formas de urbanización, presentada en el seminario Procesos Socio Espaciales en las Periferias de las Ciudades recordó que para 2030 la población mundial será de 8 mil millones de personas, de las cuales cinco mil millones vivirán en ciudades.

La humanidad avanza imparablemente hacia un planeta urbano y frente a estos procesos de transformación, los habitantes de las ciudades reclaman el derecho a una vida de calidad, a partir de la diferencia, como una garantía conseguida a través de la lucha concreta en la urbe.

El académico del Departamento de Procesos Sociales de la UAM comentó que México no queda exento de los fenómenos globales, es cada vez más urbano, 75 por ciento de los mexicanos habita en alguna de las ciudades que conforman el Sistema Urbano Nacional (SUN), lo cual plantea múltiples desafíos, como la puesta en marcha de políticas públicas y programas integrales que atiendan eficazmente a grupos mayoritarios de la población.

El fortalecimiento de las capacidades de las administraciones públicas locales puede conducir al desarrollo de manera eficiente, evitando la expansión desordenada y segregada de las ciudades, ya que la concentración de población en zonas urbanas se traduce en mayor presión sobre el agua, la electricidad, la vivienda, los servicios de salud, la educación y el empleo.

En México, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en 2012 el número de personas en pobreza fue de 53.3 millones (45.5 por ciento). De este total, 41.8 millones correspondían a las personas en pobreza moderada y 11.5 millones a personas en pobreza extrema. La medición de la pobreza fue realizada con base en una población estimada de 117.3 millones de personas.

Habitar la centralidad, tema fundamental para las metrópolis

Para las ciudades de América Latina y el resto del mundo habitar la centralidad es un tema esencial, ya que en el siglo XXI la mayor parte de la población vive en las ciudades, lo que ha generado nuevos retos como el cuidado ambiental y el desarrollo sustentable, afirman René Coulomb Bosc y Víctor Delgadillo Polanco, académicos de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Dichas reflexiones forman parte de Habitar la centralidad urbana, publicación que reúne las aportaciones iniciales del seminario Hábitat y centralidad, realizado en 2013 por académicos del área de Sociología Urbana de la UAM Azcapotzalco y otras universidades.

El proyecto de investigación profundiza en el conocimiento de la problemática que caracteriza las áreas centrales de la Ciudad de México, particularmente en lo que respecta a la interacción entre la función de residir y las distintas dimensiones de centralidad.

Como parte del capítulo introductorio, Coulomb Bosc y Delgadillo Polanco apuntan que el tema de la transformación de las áreas urbanas céntricas cobra creciente interés en un momento en que los cambios de la economía y la política planetaria, así como la preocupación por el cambio climático han conducido al impulso del desarrollo sustentable.

Ante esta problemática, agregan, un conjunto de políticas públicas urbanas en varias ciudades latinoamericanas ha pretendido frenar la expansión urbana y redensificar las áreas centrales de las urbes a través del impulso de programas que promueven la rehabilitación, ampliación y creación de espacios públicos en esas zonas.

Este renovado interés también es producto del capital inmobiliario y un conjunto complejo de factores que abarcan políticas facilitadoras de la redensificación habitacional y la promoción del patrimonio urbano.

“La expansión urbana ha llevado a la progresiva periferización de nuevos espacios de centralidad, que se denominan como nuevas centralidades, es decir, se ha transitado de una ciudad monocéntrica a una estructura urbana poli-céntrica en un claro proceso de metropolización de varias ciudades latinoamericanas”.

Pese a lo anterior, las regiones centrales siguen concentrando una parte importante del empleo vinculado a las actividades del comercio, los servicios y de distintas funciones de gobierno, con el desplazamiento en el espacio y en el tiempo del uso habitacional.

Por ello es necesario profundizar en el conocimiento de las problemáticas que caracterizan esas áreas de la Ciudad de México, la interacción entre la función de habitar y las políticas públicas, así como la conflictividad socio-espacial que enfrenta la gestión urbana en estos lugares en disputa.

“Las formas y prácticas sociales del habitar en los centros de ciudad son bastante contrastadas, como lo son también los impactos socioespaciales de las distintas políticas y acciones habitacionales que han llevado a cabo tanto las instituciones públicas como los desarrolladores inmobiliarios privados, sean éstos capitalistas o sin fines de lucro”.

Los investigadores apuntan que todo ello representa un amplio desafío tanto para lineamientos públicos sectoriales como para la planeación territorial, la gestión urbana y la gobernabilidad democrática de la ciudad.

“Construir y volver operativo un instrumento de difusión del proceso investigativo hacia los tomadores de decisiones y los actores sociales, económicos y políticos vinculados con la formulación de políticas y el diseño de formas de gestión destinadas a los espacios de centralidad urbana e histórica en la Ciudad de México”.

Los ejes de su trabajo se enmarcan sobre las dinámicas urbanas, la conflictividad socio-espacial y los procesos de transformación de los espacios en la capital, aspectos que concatenan en una reflexión teórica y metodológica.

Dicha investigación integra un doble análisis, por un lado las políticas públicas referidas al hábitat de las áreas centrales, por el otro, las dimensiones sociológicas y antropológicas de lo que significa habitar la centralidad.

“México no queda exento de los fenómenos globales, es cada vez más urbano, 75 por ciento de los mexicanos habita en alguna de las ciudades que conforman el Sistema Urbano Nacional (SUN),”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Sistema Anticorrupción, prioridad panista en la cámara baja
NOTICIAS

SISTEMA ANTICORRUPCIÓN, PRIORIDAD PANISTA EN LA CÁMARA BAJA

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS