NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

MENOS DEL 1% DE ESTUDIANTES MEXICANOS LOGRAN EXCELENCIA EN LAS ÁREAS DE CIENCIA, LECTURA Y MATEMÁTICAS

Menos del 1% de estudiantes mexicanos logran excelencia en las áreas de ciencia, lectura y matemáticas
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
El Estado no está asegurando los recursos necesarios para que el Sistema Educativo Nacional opere con los estándares que se requieren
30.04.2018 12.00 AM

“Pese a los discursos oficiales y las leyes, el Estado mexicano no está asegurando los recursos necesarios para que el Sistema Educativo Nacional opere con los estándares estipulados. ¿Y quién reclama este incumplimiento?, pocos”, se dice en el libro Educación, coordinado por el doctor en política, Pedro Flores-Crespo, y que forma parte de la colección Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI).

La publicación que se suma a la colección de 10 retos que surgió en 2013 -a raíz de la Consulta Ciudadana en CTI- aborda el tema de la educación desde un análisis y algunas propuestas sobre cómo mejorar el sistema educativo del país.

“Los libros que se presentan en el Foro Consultivo, tienen relación con el desarrollo de políticas públicas relevantes para el país y en específico para el sector de la CTI”, dijo Adriana Guerra, secretaria técnica del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, organismo que participó en este proyecto.

De acuerdo con cifras presentadas en el libro, “con base en los datos de PISA 2015, menos del 1 por ciento de los estudiantes mexicanos logran niveles de competencia de excelencia en las áreas de ciencia, lectura y matemáticas”. El problema de la educación en México se ha vuelto apremiante y muchas veces se atora en las mesas de discusión y debate.

“En 2013 había una gran discusión acerca de las reformas educativas, y este proyecto no tiene nada que ver con una postura política, sino que busca proporcionar evidencias científicas a los tomadores de decisiones sobre cuál es el rumbo o las mejores alternativas que se tendrían que tomar en este sector, por lo cual se decidió en aquel momento no publicar el libro, sino más adelante”, explicó durante la presentación de la obra que se realizó en las instalaciones del Foro Consultivo, la maestra Laura Villavicencio, coordinadora de la Agenda Ciudadana de CTI.

Tanto investigadores como el sector privado y gobierno tienen incidencia en estos temas, y ahora que el país se encuentra en medio de un proceso electoral, no estaría de más que los candidatos lo tomaran en cuenta, esa fue la recomendación de la doctora en educación superior, Alma Maldonado.

“Los autores de las plataformas de los partidos deberían leer con cuidado la propuesta que señala que se deben realizar evaluaciones de políticas y programas mucho más exigentes, es decir, que tengan como propósito central verificar si sirven o no para ampliar las capacidades de los estudiantes y sus niveles de logro académico; hasta ahora, estas evaluaciones han brillado por su ausencia en la planeación de las políticas sexenales”, señaló Maldonado.

Aumentar la cantidad de recursos, que a la fecha siguen siendo insuficientes, saber cómo distribuirlos y armar planes de estudio personalizados, son solo algunas de las propuestas; sin embargo, los expertos no tardaron en señalar que un análisis demográfico cuidadoso es imperativo pues mucho del diagnóstico que se haga y las propuestas que se presenten depende de las necesidades de cada región del país. ¿Qué se puede hacer para levantar el nivel educativo de las comunidades que poco a poco se van quedando sin niños porque emigran en busca de mejores oportunidades?, ¿qué hacer cuando la presencia de una escuela deja de tener sentido por falta alumnos?

“Sin duda los cambios demográficos seguirán alterando la demanda de espacios educativos y vendrán nuevos retos que no han sido del todo contemplados. Creo que tenemos que empezar a investigar todos más sobre este tema y también lo que se va a significar para la educación superior”, agregó la doctora Maldonado.

Al respecto, el coordinador del libro, Pedro Flores-Crespo aclaró que la intención de la obra fue “tratar de rebasar la explicación estructuralista que nos dice que todo lo que ocurre en las escuelas es culpa del contexto social (…) Creo que otro tipo de explicaciones existen dado que hay evidencias de que escuelas con un contexto bastante en contra tienen la posibilidad de conducir procesos educativos que sí les ayudan a los niños a aprender”.

Algunos de estos temas y sus soluciones no son algo nuevo, Alejandro Canales Sánchez, investigador del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de hecho señaló que muchas de estas ya fueron formuladas con anterioridad y todavía no ha avanzado. No obstante, el libro es un buen punto de partida para que todos aquellos que tienen en sus manos el poder de comenzar a efectuar cambios sepan a qué se enfrentan y por dónde podrían comenzar.

Y el coordinador de este libro estuvo de acuerdo. “Sí hay continuidad de propuestas y mucha gente las ha propuesto, la pregunta que surge a partir del análisis de las políticas es ¿por qué no se pusieron en marcha? Porque la logística de la investigación estaba por un lado, la política por el otro, pero hay que darle también la vuelta y ver que se trata de dos comunidades cuya comunicación es muy compleja”.

La educación superior necesita mayor financiamiento, certeza presupuestal y proyecciones de largo aliento

Es necesario que todos exijamos mejor financiamiento para la educación superior, condiciones dignas de retiro, certeza presupuestal y proyecciones de largo aliento, expuso el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Al inaugurar la XVII Asamblea General Extraordinaria de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU) “Análisis del Financiamiento para las Universidades Públicas del País”, dijo que es preciso aumentar la matrícula en este nivel educativo de modo paulatino y responsable.

El rector subrayó que el financiamiento a la educación superior está muy por debajo de los niveles deseables; de acuerdo con la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), México invierte el 1.4 por ciento de su producto interno bruto (PIB), cuando el promedio de los países miembro de este organismo es del 1.5 por ciento, y naciones como Canadá destinan el 2.7.

“Si bien es cierto que el financiamiento ha mejorado, dista mucho de alcanzar los niveles deseados. La Universidad Nacional, por ejemplo, aumentó su matrícula en este nivel en casi un cinco por ciento, pero el incremento real del financiamiento público fue apenas de 0.5 por ciento”.

Ante representantes de 90 asociaciones y sindicatos de trabajadores de universidades públicas mexicanas, Graue Wiechers expresó que por más esfuerzos que estas instituciones hacen, sus maestros no tienen incentivos claros de retiro; en consecuencia, viven en el riesgo de envejecer y caer en la obsolescencia si no incorporan a nuevos talentos en la investigación y la docencia.

Por ello, celebró que la CONTU –que agrupa a asociaciones del 90 por ciento de las instituciones de educación superior del país- reflexione en torno al financiamiento en este nivel educativo y la obligación del Estado de proveerlo en forma suficiente y oportuna. Pero, remarcó, este tema que debiera ser importante en las contiendas electorales, no ha sido abordado con rigor desde las distintas plataformas políticas de las coaliciones y los candidatos.

La meta es brindar educación de calidad, en todos los niveles. Sin embargo, aún hay más de 30 millones de mexicanos en condiciones de rezago educativo, y casi cinco millones se consideran analfabetos.

En educación superior la cobertura no llega al 40 por ciento, en consecuencia, existen casi siete millones de jóvenes entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan.

“Las instituciones de educación pública superior han hecho un gran esfuerzo para incrementar la cobertura. La Universidad Nacional hace cinco décadas atendía a 96 mil estudiantes, hoy son más de 350 mil”, recalcó Graue en el auditorio de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM (AAPAUNAM).

Todas las instituciones han hecho esfuerzos similares. Muestra de ello es que hace una década había una matrícula de tres millones 830 mil alumnos en el bachillerato y hoy asciende a más de cinco millones, mientras que en la educación superior ha pasado de dos millones 600 mil alumnos a tres millones 700 mil.

“En los últimos 10 años el esfuerzo que se ha hecho se ha traducido en el incremento del 43 por ciento en la matrícula en educación superior”.

Finalmente, indicó que se espera que en los siguientes años la cobertura en el bachillerato alcance el 80 por ciento a nivel nacional, lo que generará mayores presiones sobre la educación superior, e intensificará la necesidad de abrir más oportunidades para quienes aspiren a una instrucción de calidad en ese nivel.

A la ceremonia asistieron, entre otros, el secretario de Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián; Bertha Rodríguez Sámano, secretaria general de la AAPAUNAM, y Leopoldo Silva Gutiérrez, secretario administrativo de esta casa de estudios.

“En los últimos 10 años el esfuerzo de las universidades se ha traducido en un incremento del 43 por ciento en la matrícula de la educación superior.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Exigen instalación de Sistema Nacional de Búsqueda de Desaparecidos
NOTICIAS

EXIGEN INSTALACIÓN DE SISTEMA NACIONAL DE BÚSQUEDA DE DESAPARECIDOS

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS