NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

PROPUESTAS DE TRUMP, POR CUMPLIR PROMESAS DE CAMPAÑA Y NO POR MODERNIZAR EL TLCAN

Propuestas de Trump, por cumplir promesas de campaña y no por modernizar el TLCAN
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
La eventualidad de que un gobierno de izquierda llegue a la Presidencia de México en 2018 no implicaría ir en contra del libre comercio, dijeron especialistas
21.11.2017 12.00 AM

La negociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte es un reality show del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para su base electoral, pues le generará votos para las elecciones intermedias y para su altamente factible reelección. El proceso de negociación se ha complicado, al grado que se podría decir que nos dirigimos a un TLCAN zombi: no está vivo, pero tampoco muerto, dijeron académicos de la UNAM.

En el marco del inicio de la quinta ronda de negociación del TLCAN, Roberto Zepeda Martínez y Elizabeth Gutiérrez Romero, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), y Mariana Aparicio Ramírez, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), resaltaron que las propuestas de Trump van encaminadas a descarrilar la renegociación del acuerdo comercial.

El escenario más factible es que el presidente estadounidense pida la salida de su país del bloque comercial, mientras que la propuesta de México y Canadá sería esperar, es decir, tener un NAFTA (North American Free Trade Agreement) zombi para reiniciar su revisión después de la administración de Trump.

La posición del mandatario ante el TLCAN es uno de sus compromisos de campaña, por eso se dice que estas reuniones están politizadas, pues debe rendir cuentas ante el electorado que lo apoyó.

Ante la eventualidad de que un gobierno de izquierda llegue a la presidencia de México en 2018, los universitarios puntualizaron que un régimen de esa posición no implicaría ir en contra del libre comercio: nuestra economía no debe cerrarse, pues ya estamos integrados a la economía mundial y regional de América del norte.

En conferencia de prensa, Roberto Zepeda reiteró que no se trata de una negociación que surja por el interés de modernizar el acuerdo, sino por cumplir una promesa de campaña.

Lo más factible sería que Trump pida la retirada de su país del TLC, lo que provocaría una incertidumbre que afectaría la paridad cambiaria y las inversiones, aunque el peor escenario sería un TLCAN muerto, porque afectaría las economías de los tres países.

Aunque prosperen las negociaciones y se llegue a un pacto entre las partes para actualizar el tratado, “esta situación de incertidumbre nos deja una lección que habría que tomar en cuenta: no podemos depender del comercio con Estados Unidos, México debe buscar nuevos mercados”, subrayó.

En su oportunidad, Mariana Aparicio consideró la posibilidad de que las rondas de renegociación se mantengan, dejando el TLCAN como un zombi. Sin embargo, el Congreso estadounidense tendría la última palabra en la negociación y ratificación de los acuerdos.

Destacó que un panorama pesimista sería que las dificultades con el TLCAN contaminaran otras relaciones políticas y de cooperación entre México y Estados Unidos, como la política migratoria y de seguridad.

Elizabeth Gutiérrez puntualizó que existe la posibilidad de pasar a una sexta reunión de revisión, aunque reconoció que la reunión que hoy inicia culminará con avances.

Deberá México bajar los impuestos, ante los cambios fiscales que se promueven en Estados Unidos: Marko Cortés

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Marko Cortés Mendoza, afirmó que los cambios fiscales que se avecinan en Estados Unidos obligan a bajar impuestos en México.

“De lo contrario, los efectos negativos podrían ser muy adversos para la economía de nuestro país”, indicó el también coordinador de los diputados del PAN.

En un comunicado, destacó que en Estados Unidos avanza una reducción del impuesto corporativo para el ejercicio de 2018, del 35 al 20 por ciento, y, de concretarse, sin duda, “modificará las variables de la economía mexicana en nuestro detrimento”.

“La administración del presidente (Enrique) Peña Nieto debe permitir se realicen los cambios fiscales necesarios, porque su partido tiene mayoría en el Congreso”, apuntó.

“No queremos que por la falta de sensibilidad y oportunidad del PRI-Gobierno todos los mexicanos paguemos los platos rotos, por lo que este, es un llamado de atención oportuno para actuar antes de que sea demasiado tarde”, agregó.

Señaló que, de concretarse la reducción de tasas impositivas junto con la aplicación de un impuesto “de ajuste fronterizo” a los productos importados, se estará cristalizando uno de los ejes principales de la reforma fiscal que prometió el presidente Donald Trump en su campaña.

El diputado panista aseveró que “por el momento, está en nosotros evitar un efecto adverso para la economía mexicana”.

Recordó que “desde la tóxica reforma fiscal que aprobó el PRI y sus aliados, Acción Nacional ha sido consistente, exigiendo sistemáticamente en que baje el Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 34 al 28 por ciento y se reduzca el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16 al 12 por ciento en la frontera, entre otros ajustes”.

Cortés Mendoza expuso que “para las autoridades hacendarias todo se reduce a redoblar sus esfuerzos de recaudación y fiscalización sobre la misma base de contribuyentes, sin hacer un esfuerzo adicional de ahorro y administración eficiente de los recursos”.

“Espero que el PRI-Gobierno reaccione ya, que nos anticipemos y desde el Congreso promovamos una nueva política fiscal que fundamentalmente consiste en bajar la tasa al ISR, para que México pueda ser competitivo y atractivo para las inversiones, generando a la par los empleos que necesitamos”, aseveró.

Aseguró que “si perdemos tiempo, los efectos en nuestra economía podrían ser devastadores”.

Pocos avances y sin resultados concretos la gira asiática del presidente Trump

La gira del presidente Donald Trump por Asia estuvo marcada por una retórica previsible, sin que hubiesen avances o resultados concretos en alguno de los tres temas que la Casa Blanca planteó como objetivos: ejercer presión para resolver el problema nuclear en la Península de Corea; promover una región del Indo-Pacífico abierta y libre, y asegurar la prosperidad estadounidense mediante acuerdos comerciales justos.

En el estudio “El presidente estadounidense Donald Trump realiza gira a Asia: resultados e implicaciones”, elaborado por el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques, se señala que, más allá del tema norcoreano, donde sí hubo notorias coincidencias con todos los actores con los que se reunió Trump, su agenda comercial bilateral tuvo “poco eco”.

Se menciona que la narrativa de “Estados Unidos primero”, enarbolada por el mandatario, ha sido interpretada como una declinación tácita a seguir ejerciendo varias funciones importantes inherentes a su papel de potencia hegemónica; sin embargo, ello no significa que ese país ha cedido el dominio regional a China.

Los investigadores del Centro Gilberto Bosques refieren que el objetivo de la gira asiática del presidente Trump - independientemente de su estilo e insistencia en buscar resultados inmediatos - no puede evaluarse con toda claridad en los días posteriores a su conclusión.

Es posible que factores coyunturales como la debilidad interna de Donald Trump derivado de sus índices de aprobación y la investigación que involucra a sus colaboradores de campaña; o la reciente consolidación de Xi Jinping como el líder chino más poderoso, influyan en las críticas al desempeño del mandatario estadounidense en la gira.

“Sólo el tiempo y las acciones que cada uno de los países asiáticos tome en los próximos meses, dirán si Donald Trump tuvo éxito en la promoción de sus tres objetivos en el que fue su viaje de trabajo más largo hasta el momento o si, por el contrario y como vaticinan las voces más críticas, la gira será recordada como el punto de inflexión a partir del cual se trastocó el equilibrio de poder en la región”, indica el documento.

La primera parada del Presidente estadounidense fue Japón. En dicho país, Donald Trump mandó señales de que la alianza bilateral es de “carácter indestructible”, al tiempo que manifestó su interés en redefinir la relación comercial para reducir el déficit de Estados Unidos.

En Corea del Sur, el mandatario dio un discurso ante la Asamblea Nacional, donde reafirmó su compromiso con la alianza militar bilateral y con la defensa de Corea del Sur frente a la amenaza de su vecino del Norte.

En Beijing, discutió con su homólogo chino el futuro de las relaciones bilaterales, así como los temas primordiales en la agenda asiática de Donald Trump: Corea del Norte y las relaciones comerciales. Como en sus dos paradas previas, si bien se reflejaron coincidencias con relación al primero, las diferencias comerciales se mantuvieron patentes.

En Vietnam, participó en la Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC), donde planteó su visión para una región del Indo-Pacífico abierta y libre, la cual estaría regida por acuerdos comerciales bilaterales, en detrimento de las iniciativas multilaterales.

Por último, visitó Filipinas, con la intención de reparar la deteriorada relación bilateral con el Gobierno del Presidente Rodrigo Duterte. Participó en encuentros multilaterales de la Asociación de Naciones del Sureste de Asia (ASEAN).

“Trump mantuvo una retórica previsible respecto a Corea del Norte y a la necesidad de concretar acuerdos comerciales más justos para su país.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
NOTICIAS

"EU DEBE RECONOCER QUE NO TIENE RELACIÓN BILATERAL MÁS IMPORTANTE QUE CON MÉXICO"

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS