NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

ALERTA EXPERTO SOBRE COSTOS DE MILITARIZAR LA SEGURIDAD INTERIOR

Alerta experto sobre costos de militarizar la seguridad interior
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
"Violencia del crimen y del Estado están ligadas a la masculinidad", explican; preparan Conferencia Internacional "Seguridad, democracia y derechos humanos: La Vía Civil"
20.10.2017 12.00 AM

Cualquier mecanismo legal de militarización de la seguridad interior de México crearía un riesgo muy alto de multiplicar las violaciones a los derechos humanos cometidas por parte de elementos castrenses, consideró Ernesto López Portillo, consultor en seguridad nacional y coordinador técnico de la conferencia internacional, además de responsable de la conducción de la mesa de inauguración-presentación del evento y la sesión final del mismo.

Se apruebe o no la Ley de Seguridad Interior, se apruebe o no una reforma a la Ley de Seguridad Nacional, o se apruebe cualquier mecanismo jurídico que autorice expresamente a los militares realizar funciones de seguridad pública, además de inconstitucional, “implica el escalamiento de los riesgos de violaciones a derechos humanos”.

Al menos de facto, la militarización de la seguridad pública ya se hizo, pues los militares están en las calles. “Estamos hablando de más de 50 mil miembros de las Fuerzas Armadas operando en lo que ellos llaman actividades de reducción de la violencia; mas no hay evidencia de que su operación en terreno reduzca la violencia. O sea que con la militarización se está tratando de incrementar algo que ya se hace y que se está demostrando que no funciona; pero además genera problemas con los derechos humanos”.

No obstante, esta tendencia “parece no tener descanso”, toda vez que en los presupuestos para 2018 ya se vislumbra “que seguirá existiendo la inversión dirigida principalmente a los militares”, advirtió López Portillo.

De cara a esta situación la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín ‘Pro’ Juárez, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y el Centro de Investigación y Docencia Económicas, realizarán la conferencia internacional Seguridad, Democracia y Derechos Humanos: La Vía Civil.

En la conferencia, que se llevará a cabo el 25 y 26 de octubre en el Hotel Fiesta Americana Reforma, se sumarán evidencias, tanto de estudios oficiales como de estudios independientes, que señalan que no funciona la actual política de seguridad en México encabezada por militares.

La conferencia tiene como objetivos: responder a la pregunta, qué hacer ante una política de seguridad que no ha dado los resultados que ofrece; y proclamar que no se apruebe la Ley de Seguridad Interior, para garantizar que sean las autoridades civiles las responsables de la seguridad pública, como están obligadas por mandato constitucional.

Empero, López Portillo reconoce que la militarización de la seguridad en México se ha dado por la incapacidad de las policías civiles (municipales, estatales y federal), aunado a la incapacidad política del Presidente de la República y de los gobernadores de tomar las decisiones adecuadas para mejorar los indicadores de seguridad.

Esta última es la razón que explica el interés gubernamental porque sea aprobada la Ley de Seguridad Interior. “El motivo de fondo es la incompetencia política para generar una respuesta de seguridad en manos de los civiles. Lo grave es la evasión, la renuncia, la decisión política de los civiles de transferir el enfrentamiento del problema de inseguridad a los militares; es una capitulación civil para entregar a los militares la solución del problema”.

El consultor afirmó: “La inseguridad y la violencia está afectando no solamente la calidad de vida de los mexicanos, sino también la capacidad de las autoridades de gobernar. Estamos viviendo un problema de gobernabilidad asociado a la violencia; de ahí la relevancia de abordar este tema en la conferencia internacional, donde resaltaremos la necesidad de reconstruir las políticas públicas de seguridad”.

En la conferencia Seguridad, democracia y derechos humanos: La Vía Civil se van a enseñar los graves costos asociados a la militarización de la seguridad y se darán a conocer algunas prácticas de seguridad pública exitosas en países como Colombia, Chile y Perú. “Vamos a escuchar a expertos que por décadas han encabezado recomendaciones de reformas en políticas públicas de seguridad. La conferencia va a permitir mirar más allá de nuestras fronteras para darnos cuenta que sí es posible construir seguridad”.

Al final de la conferencia se van a emitir recomendaciones precisas para México. “A la gente, a los políticos, a la sociedad, se les darán recomendaciones para seguir una ruta de mejora, una ruta diferente”.

Asimismo, derivado de toda la conferencia internacional, a principios de 2018 se contará con un documento formal de recomendaciones sistematizadas de mejora de política pública de seguridad, que “entregaremos a todas y todos los candidatos en el proceso electoral del 2018, porque queremos influir en la discusión sobre este tema, por la sencilla razón de que van a ofrecer otra vez seguridad, como lo hacen en cada elección. Como van a ofrecer qué hacer, pero no cómo hacerlo, queremos darles orientaciones precisas de qué hacer y cómo hacerlo”.

Violencia del crimen y del Estado están ligadas a la masculinidad

Las manifestaciones violentas de la criminalidad se encuentran íntimamente ligadas al mantenimiento de una masculinidad agresiva, toda vez que existe una relación entre la violencia machista y misógina con las relaciones de poder y la lucha por el poder, dijo el maestro Jaime Rochín del Rincón, presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Esa violencia celebra lo macho mediante terribles despliegues de saña, opulencia y dominio de unos sobre otros, y supedita lo femenino. “Basta recordar numerosos casos en los que se han abandonado cuerpos de hombres vestidos con ropa íntima de mujer, como una forma de dominar a la persona, de humillarla, de ridiculizarla. Lo vuelven femenino, como si fuera eso algo negativo”.

Rochín mencionó esto en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, a la que acudió como ponente de la conferencia Cultura machista en México y cómo afrenta a la protección de los derechos LGBTTTIQ y la equidad de género, que formó parte del Congreso Cultura IBERO 2017, organizado por la Sociedad de Alumnos de Relaciones Internacionales.

Ahí, el titular de la CEAV añadió que esa violencia machista se extrapola a las relaciones políticas de la construcción del Estado, que en México ha tomado la posición “del macho poderoso que va contra el otro macho que comete el delito; y a ver quién puede más”.

Esa forma que tiene el Estado mexicano de responder al crimen se enmarca en una visión androcéntrica que configura estructuras de violencia entre éste y su contraparte. “Las estrategias de combate a la criminalidad, dentro y fuera del país, reproducen las técnicas masculinistas de despliegue extremo de fuerza, para ver quién es más fuerte; exponiendo a la ciudadanía a una alta condición de vulnerabilidad”.

Todo lo anterior deja ver que la misoginia y la homofobia son dos caras de la misma moneda masculinista que cobra numerosas víctimas. “Si estamos tan obsesionados con el tema de la violencia, de que pare la violencia, y no más violencia y no más sangre, etcétera, lo que hay que combatir en buena medida es el machismo, es la misoginia, que es la causa en buena medida de estas relaciones de poder”.

Mucho se transformaría la sociedad mexicana, en los temas ordinarios de la vida y de la política, si se cambiara esa lógica machista y misógina, de no respetar al diferente, de no respetarse entre todos, consideró.

Jaime Rochín también comentó que de acuerdo con el investigador Carlos Fonseca Hernández, en las sociedades occidentales actuales existe un sistema jerárquico de valores para los actos sexuales.

Al respecto, el Presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas explicó que hay una frontera imaginaria que divide al sexo en bueno y malo. El primero es el natural y sagrado, es el que es heterosexual, monógamo, reproductivo y no comercial. El malo, es el sexo homosexual, promiscuo, no procreador y que está fuera de matrimonio; por lo que se considera anormal y antinatural.

Esta distinción “se enmarca en un límite trazado por las instituciones que en la modernidad se han erigido protectoras de lo que muchos llaman la familia tradicional, rechazando otros modelos de convivencia social, bajo el argumento de que dichas relaciones, en el terreno de lo malo, son repulsivas, son corruptas, son violentas”.

Empero, tal dicotomía “ignora el hecho de que muchos esquemas de violencia familiar, sexual y de género se dan precisamente en el seno de las familias tradicionales y de relaciones heterosexuales con cierta permisividad. Lo que ellos llaman sexo bueno está lleno de permisividad de cosas absolutamente violentas, violatorias de los derechos de las mujeres, y son permitidas porque están de lado bueno”.

Abre Ibero al análisis el tema de seguridad, democracia y DH

Este 2017 podría ser el año más letal en la historia reciente de México con el alza de delitos de alto impacto, como son el homicidio doloso y culposo, los secuestros, el robo con violencia y las extorsiones; todo esto después de dos décadas de funcionamiento del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que no muestran resultados alentadores.

Por ello, la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), celebrarán la conferencia internacional ‘Seguridad, Democracia y Derechos Humanos: La Vía Civil’, que será abierta para todo público y sin costo.

El simposio, a realizarse el 25 y 26 de octubre en el Hotel Fiesta Americana Reforma, busca promover la construcción de políticas públicas de seguridad integrales, eficaces y respetuosas de los derechos humanos, conducidas por autoridades civiles y sujetas a rendición de cuentas; promover la desmilitarización de políticas públicas de seguridad y, al cierre, fundar el Foro para la Seguridad Democrática en un afán de consolidar una red de conocimiento, intercambio e incidencia a favor de la seguridad democrática.

Este Foro para la Seguridad Democrática buscará incluir a los diversos sectores involucrados en la coproducción de seguridad: academia, sociedad civil, así como autoridades locales y nacionales. La diversidad en los actores es la que se construirá desde la Conferencia como espacio de convergencia.

Ejes temáticos

a. Discusión conceptual sobre la seguridad (seguridad pública, seguridad ciudadana, seguridad humana, seguridad multidimensional, seguridad nacional, seguridad exterior, seguridad interior).

b. Marco normativo nacional e internacional de la seguridad ciudadana y sus vínculos con los derechos humanos.

c. Enfoques innovadores de la seguridad: integralidad, coproducción y equilibrios entre la prevención y el control.

d. Los desafíos de la seguridad: las múltiples violencias y las múltiples criminalidades.

e. Información y diagnósticos de calidad para soportar políticas públicas de seguridad ciudadana.

f. Recomendaciones internacionales generalmente aceptadas a favor de la seguridad ciudadana.

g. Cooperación internacional y seguridad ciudadana.

h. Prevención del delito y la violencia. Fracasos documentados, lecciones aprendidas y casos de éxito.

i. Militarización de la seguridad ciudadana en México y en América Latina: experiencias documentadas, casos de estudio.

j. La Ley de Seguridad Interior: justificación, oportunidades, retos y riesgos. Encuentro de opiniones.

k. Foros y redes de incidencia para la seguridad democrática: lecciones aprendidas.

Ponentes

Las actividades comenzarán el miércoles 25, a las 9:00 a.m., con las ‘Presentaciones institucionales: por un enfoque integral de la seguridad’, que brindarán el Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la IBERO; Mtro. Mario Patrón, director del Centro Prodh; Jan Jarab, representante en México de la OACNUDH, y Sergio López Ayllón, director del CIDE.

Otros personalidades que participarán en las demás actividades son: Renato Sales, comisionado Nacional de Seguridad; Antia Mendoza, directora de Seguridad y Paz Ciudadana; Luis Esteban Islas Bacilio, titular de la Unidad de Planeación, Prospectiva y Seguridad Privada de la Oficina del Comisionado Nacional de Seguridad de la Secretaría de Gobernación, y Luis Raúl González, presidente de la CNDH.

Figuran también entre los ponentes: José Gil García, jefe del Estado Mayor de la Policía de la Ciudad de México; Angélica de la Peña, senadora de la República; Gabriela Capó, directora del Instituto para la Seguridad y la Democracia; Cecilia Real, coordinadora de la Campaña México sin Homicidios, de México Evalúa; Luis Manuel Pérez de Acha, integrante del Comité Ciudadano del Sistema Nacional Anticorrupción; Eduardo Bohórquez, director General de Transparencia Mexicana; Santiago Corcuera, expresidente del Comité de la ONU sobre Desapariciones Forzadas y académico del Departamento de Derecho de la Ibero, y Erubiel Tirado, coordinador del Programa de Seguridad Nacional, Democracia y Derechos Humanos, también de la Universidad Iberoamericana.

De expertos en la materia del ámbito internacional se tiene confirmada la asistencia de Íñigo Guevara, director de Jane´s Aerospace, Defense and Security (Estados Unidos); Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, y Hugo Acero, consultor internacional en seguridad (Colombia); Lucía Dammert, profesora asociada de la Universidad de Santiago de Chile, y Edgardo Amaya Cóbar, director de Información y Análisis del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador.

La conferencia constará de siete mesas: Seguridad, discusión conceptual; Seguridad y derechos humanos, y presentación del libro Perpetuar el fallido modelo de seguridad; Metodologías y herramientas para la caracterización de las violencias y las criminalidades; Políticas policiales basadas en evidencia; Militarización de la seguridad en México y América Latina; Seguridad democrática: prevención de la delincuencia y de las violencias y reforma policial; y Seguridad democrática y rendición de cuentas: la irrupción social organizada y especializada. Y también se tendrá el debate: Relaciones cívico militares y propuesta de Ley de Seguridad Interior.

El Comité organizador del evento giró invitación a las Fuerzas Armadas para que participe en las mesas, y ofrece dejar este espacio abierto para que pueda sumarse a las reflexiones y análisis.

El análisis y discusión será propiciado a partir de las siguientes preguntas: ¿Qué es la seguridad?, ¿qué seguridad queremos?, ¿cuál es el marco normativo de la seguridad?, ¿cuáles son los debates y las tensiones principales en la relación entre la seguridad y los derechos humanos?, ¿cómo se mide la seguridad?, ¿qué fenómenos afectan la seguridad?

Otras de las preocupaciones que sustentan el evento son: ¿Qué políticas públicas e instituciones producen la seguridad que queremos?, ¿qué políticas públicas e instituciones debilitan la seguridad que queremos?, ¿cuáles son los resultados de la intervención militar en la seguridad ciudadana, en la experiencia nacional e internacional?, ¿qué características debe tener un mecanismo permanente de incidencia a favor de la seguridad democrática, desde la academia hacia los tomadores de decisiones?

Como parte del contexto a la conferencia, los organizadores destacan las siguientes certezas: México se ubica en el nivel endémico de violencia y se aproxima hacia el nivel de conflicto, según estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS); la delincuencia y la violencia hacen parte de una extendida crisis de los Derechos Humanos, donde las reglas y las prácticas permanecen en franco divorcio; el reporte denominado Índice de Paz México mostró que la calificación de nuestro país se deterioró en 2016, con relación al año anterior, sucedió así “por primera vez desde la recuperación iniciada en el 2012”.

En cuanto al rol de los militares, señalan que: para 2011 los mandos militares ya estaban a cargo de la seguridad pública en 17 entidades; el presidente Peña ha duplicado el número de militares en las calles, pues en 2012 había 75 Bases Militares Mixtas y para 2016 ya había 142; la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó un incremento equivalente a 327% de los operativos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entre 2007 y 2014, mientras que entre 2007 y 2013 creció 69% el número de militares desplegados.

Entre las entidades con mayor militarización de la seguridad se cuenta Tamaulipas, donde además del fracaso en la contención de la violencia, proliferan fenómenos extremos de violaciones a los Derechos Humanos, como desapariciones, justo en donde se verifica quizá el más intenso despliegue militar del país.

Da click para ver el micrositio de la conferencia

“Promoverá políticas de seguridad integrales, eficaces y respetuosas de los DH, conducidas por autoridades civiles y sujetas a rendición de cuentas; la desmilitarización de políticas públicas de seguridad, y fundar el Foro para la Seguridad Democrática.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Crecerá economía mexicana entre 2.43 y 2.59 por ciento en 2016
NOTICIAS

CRECERÁ ECONOMÍA MEXICANA ENTRE 2.43 Y 2.59 POR CIENTO EN 2016

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS