NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

"DESCONFIANZA, CARACTERÍSTICA HISTÓRICA DE LAS ELECCIONES EN MÉXICO"

(FOTO: ESPECIAL) Photo VER FOTOGALERÍA
Analizan especialistas el sufragio presidencial entre 1867 y 2006
28.06.2012 12.00 AM

A lo largo de la historia, las elecciones en México han sido rehenes de la desconfianza y de diversos intereses políticos, que las han usado como vía de legimitación o como instrumento para dar certidumbre a los grandes capitales, explicaron especialistas en la presentación del libro “Candidatos, campañas y elecciones presidenciales en México. De la República Restaurada al México de la alternancia: 1867-2006”.

La Doctora Georgette José, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM; los doctores Ana María Mirón y Germán Pérez, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales; y las doctoras Antonia Pi-Suñer y Josefina McGregor, de la Facultad de Filosofía y Letras, explicaron que el libro es el producto de un enorme esfuerzo y que su riqueza se basa, principalmente, en su enfoque transdisciplinario que abarca todas las elecciones y brinda un panorama completo de lo que éstas han sido en nuestro país.

En su intervención, Ana María Mirón, autora del capítulo “1970: un estilo personal de sucesión presidencial”, señaló que un sentimiento común en todas las elecciones mexicanas es la desconfianza. Esta característica se presentó, dijo, desde el Siglo XIX, tras un prolongado proceso de ciudadanización.

Las elecciones en el Siglo XX, dijo, sólo eran un tema “ceremonial” que buscaban satisfacer dos objetivos: dar tranquilidad a los inversionistas y legitimar a las personas que ocupaban los puestos públicos.

Otro rasgo común, apuntó, es que en el proceso de institucionalización fueron recurrentes las prácticas contra la ley electoral, ya que con ello se mostraba fidelidad al candidato.

El segundo expositor fue el Dr. Germán Pérez, autor de los capítulos “La elección presidencial de 1976. José López Portillo, candidato sin oposición”, “La elección presidencial de 1994. Las campañas que no fueron” y “2006: la campaña indeseable”.

De acuerdo con el académico, desde el Siglo XIX los candidatos presidenciales hablan de los mismos temas: educación, bienestar social, salud. Asimismo, en cada elección se publicaban nuevos periódicos que buscaban apoyar el discurso oficial.

“Todos los actores –expresó-, ganadores y perdedores, tratan de sacar lo mejor de la elección. Los perdedores buscan deslegitimar la elección, acusando de violaciones flagrantes. Los ganadores legitiman la posición alcanzada”.

La falta de democracia se sustenta en dos causas: la primera, de carácter social, consiste en la ignorancia de los ciudadanos; la segunda, de tipo político, se basa en la falta de acuerdos.

En opinión de Pérez, las campañas en el siglo XX se vuelven llanas y pierden su nivel competitivo. Esto refleja, apuntó, las características de la sociedad mexicana.

Por su parte, Pi-Suñer brindó una breve reseña de todos los capítulos del libro. La autora de los capítulos “La primera elección presidencial al triunfo de la República: 1867” y “La contienda por la presidencia en 1871 y la elección de Sebastián Lerdo de Tejada de 1872”, se refirió particularmente en su presentación a los regímenes de Manuel Ávila Camacho, Miguel Alemán y Gustavo Díaz Ordaz, en los que destacó la baja participación ciudadana en las elecciones.

Asimismo, ubicó el nacimiento del ritual de “el Tapado” en el año de 1950.

La Dra. Josefina McGregor, autora del capítulo “Intentos democratizadores: las campañas presidenciales de 1910 y 1911” y “1913: La primera elección presidencial a través del voto directo. Pésimo augurio”, dijo que este libro será del gusto de los investigadores más por el placer de conocer el pasado que por su sentido académico.

De acuerdo con la académica e investigadora, el capítulo más completo fue el escrito por el Dr. Ricardo Pozas, investigador del IIS-UNAM, que se titula “La elección presidencial de Gustavo Díaz Ordaz”. El tratamiento más objetivo y académico se encontró en la pluma del Dr. Germán Pérez y la mayor calidad descriptiva en el capítulo denominado “El triunfo de la alternancia: la campaña electoral del 2000”, escrito por la investigadora Yolanda Meyenberg, del IIS-UNAM.

Con información del Instituto de Investigaciones Sociales, UNAM

“La falta de democracia se sustenta en dos causas: la primera, de carácter social, consiste en la ignorancia de los ciudadanos; la segunda, de tipo político, se basa en la falta de acuerdos”
ELECCIONES 2012 /

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Plantea Gobierno Abierto mostrar contratos de Pemex
NOTICIAS

PLANTEA GOBIERNO ABIERTO MOSTRAR CONTRATOS DE PEMEX

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS