NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

FRACASA "INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA" POR DIFERENCIAS POLÍTICAS E IDEOLÓGICAS

Fracasa
FOTO: IG @daniel.crz Photo VER FOTOGALERÍA
El estudio del proceso de liberalización del comercio intrarregional latinoamericano deja en evidencia que afinidades y distancias políticas e ideológicas, han determinado sus avances y retrocesos
03.03.2022 12.00 AM

Cualquier iniciativa dirigida a profundizar el proceso de integración latinoamericano y a superar su elevado grado de fragmentación, debe partir de reconocer la importante restricción que suponen las diferencias políticas e ideológicas existentes entre los gobiernos para el avance del mismo. Pasar por alto este aspecto, o atribuirle un papel secundario frente a los incentivos económicos, conducirá a magros resultados, similares a los obtenidos en los últimos 60 años.

Afinidades políticas y liberalización comercial en América Latina de Fernando Correa Alsina analiza la incidencia que tuvieron las afinidades y las distancias, políticas e ideológicas, entre los gobiernos de América Latina en la liberalización del comercio intrarregional. En el texto se describe y cuantifica el significativo avance registrado entre los países de la región en materia de desgravación arancelaria durante las últimas tres décadas, al tiempo que se identifican algunos retrocesos y progresos inesperados ocurridos en el presente siglo. Se encuentra evidencia de que estos cambios de trayectoria se explican por las mencionadas afinidades políticas. A la luz de esto, se destaca la importancia de considerar este factor para poder seguir avanzando en la liberalización del comercio intrarregional.

Durante las últimas tres décadas los países latinoamericanos avanzaron significativamente en la liberalización comercial. Al mismo tiempo que llevaron adelante una progresiva reducción de sus aranceles, suscribieron un conjunto muy importante de acuerdos comerciales, tanto dentro como fuera de la región. En particular, dentro de la región, el camino que seguiría la liberalización comercial comenzó a delinearse a partir de los años ochenta. En la medida en que el sueño de conformar una zona de libre comercio regional, que nucleara a todas las economías de la región, se vio frustrado, la mayoría de los países comenzaron a avanzar por la vía bilateral y subregional suscribiendo acuerdos comerciales preferenciales.

En los años noventa este proceso tuvo un fuerte impulso con la concreción de una gran cantidad de acuerdos comerciales de libre comercio entre los países de la región. Como resultado, el porcentaje de ítems libre de aranceles en el comercio intrarregional había alcanzado el 46% en el año 2000.

La tendencia a la liberalización del comercio intrarregional continuó y se profundizó durante el presente siglo. Actualmente el porcentaje de ítems libre de gravámenes asciende al 83%. No obstante, estas dos últimas décadas también fueron testigos de los primeros grandes retrocesos en este proceso, así como de otros apartamientos de los rasgos que habían caracterizado a la liberalización comercial en los años noventa.

El trabajo identifica cuáles fueron las relaciones bilaterales en que se registraron estos cambios de trayectoria, qué países y qué gobiernos los impulsaron, y cuáles fueron las principales motivaciones que estuvieron por detrás de los mismos. En particular, se analiza el rol que jugaron las afinidades políticas en este proceso. Este análisis entrega algunas lecciones importantes que deben ser tenidas en cuenta a la hora de proyectar e impulsar lo que resta del proceso de liberalización del comercio intrarregional.

En lo que sigue, se ordena de la siguiente forma: en la segunda sección se presenta el marco conceptual, en la tercera se abordan los aspectos metodológicos, en la cuarta y quinta se describen las tendencias generales que caracterizaron al proceso de liberalización del comercio intrarregional en los años noventa y en el presente siglo, respectivamente, en la sexta se analiza el papel que tuvieron las afinidades políticas entre los gobiernos en este proceso, y finalmente, en la última sección se presentan las conclusiones del trabajo.

El estudio del proceso de liberalización del comercio intrarregional latinoamericano deja en evidencia que las afinidades y las distancias, políticas e ideológicas, existentes entre los gobiernos han jugado un papel importante como determinantes de algunos avances y retrocesos registrados en el mismo. Esto no es una novedad para cualquier observador atento al devenir de este proceso. No obstante, el presente trabajo aporta un marco conceptual y la evidencia empírica correspondiente para dar un sustento firme a esta afirmación.

América Latina todavía tiene un amplio camino por recorrer en lo que respecta a la liberalización de su comercio intrarregional. Por un lado, en materia de desgravación arancelaria, si bien se ha avanzado bastante, aún existen un conjunto de relaciones bilaterales que no están amparadas por acuerdos amplios, entre las que se encuentran algunas muy importantes por la magnitud de las economías involucradas, como ArgentinaMéxico, Brasil-México, Colombia-Venezuela y MéxicoVenezuela. Por otro, el avance registrado en otras disciplinas, tales como servicios, inversiones, compras públicas, competencia y comercio electrónico, ha sido mucho menor y más heterogéneo.

Las afinidades y las distancias políticas e ideológicas entre los gobiernos de turno, seguirán jugando un papel importante en lo que resta por recorrer de este camino, y su impacto neto seguirá siendo negativo. En efecto, mientras las primeras solamente podrán facilitar la concreción de acuerdos que de todas formas se firmarían de resultar ventajosos para los socios, las segundas podrán bloquear o hacer caer un acuerdo mutuamente beneficioso para los mismos.

Teniendo en cuenta esta realidad, y responsabilizando a las mencionadas diferencias por el escaso avance que ha registrado el proceso de integración en la región hasta el momento, algunos analistas han sugerido avanzar por un camino realista, focalizándose en temas poco conflictivos como la facilitación del comercio y la coordinación de inversiones conjuntas, principalmente en las áreas del transporte, la energía y las telecomunicaciones (Foxley, 2010).

Otros planteos, intentando ser más ambiciosos, han sugerido, como forma de superar las dificultades planteadas, avanzar hacia una zona de libre comercio regional donde no necesariamente participen todos los países, pero sí una masa crítica de los mismos que opere como fuerza gravitatoria, a la cual se puedan adherir los restantes. Para otorgarle más viabilidad al proceso también se ha planteado acotar la agenda a algunos temas, tales como la facilitación de comercio y la liberalización del comercio de bienes y servicios, dejando abierta la posibilidad de incorporar otros en el futuro bajo la modalidad de un “acuerdo vivo” (Mesquita, 2018).

Cualquier iniciativa dirigida a profundizar el proceso de integración latinoamericano y a superar su elevado grado de fragmentación, debe partir de reconocer la importante restricción que suponen las diferencias políticas e ideológicas existentes entre los gobiernos para el avance del mismo. Pasar por alto este aspecto, o atribuirle un papel secundario frente a los incentivos económicos, conducirá a magros resultados, similares a los obtenidos en los últimos 60 años.

“En los años noventa este proceso tuvo un fuerte impulso con la concreción de una gran cantidad de acuerdos comerciales de libre comercio entre los países de la región.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Apreciación del peso ayudará a contener inflación
NOTICIAS

APRECIACIÓN DEL PESO AYUDARÁ A CONTENER INFLACIÓN

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS