NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

SIN FIN, COMERCIO INFORMAL Y CONTRABANDO

Sin fin, comercio informal y contrabando
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
Esas prácticas comerciales seguirán su curso, y con él, las redes de comercialización de productos piratas, robados e ilegales, como las armas y explosivos
29.06.2021 12.00 AM

En el conjunto de la economía mexicana, el comercio informal y el contrabando seguirán lacerando a la economía de las empresas legalmente constituidas, dados los altos niveles de corrupción con que operan las autoridades aduanales, de Hacienda y otras instancias de gobierno, esas prácticas comerciales seguirán su curso, y con él, las redes de comercialización de productos piratas, robados e ilegales, como las armas y explosivos.

Esta es la conclusión de Salvador Corrales en Comercio Informal y Contrabando en la Frontera México-Estados Unidos, donde explica que frente a mayores regulaciones y revisiones al comercio con lo más avanzado de la tecnología al entrar en operación el T-MEC, los contrabandistas y comerciantes informales sabrán acomodarse para mantener sus negocios a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

El comercio transfronterizo México-Estados Unidos lleva hasta los consumidores toda una gama de bienes y servicios para satisfacer necesidades, desde las más básicas hasta las más sofisticadas, porque se permite importar libre de gravamen 500 dólares por persona al día. Este libre comercio ha desarrollado redes de comercialización a lo largo de la frontera y otras ciudades como Monterrey (Nuevo León), Chihuahua (Chihuahua), Monclova (Coahuila), entre otras.

El artículo analiza los efectos del comercio informal y el contrabando en el estilo de vida de los fronterizos y en el comercio formalmente establecido, cuyo nivel de competencia en las ciudades pares de México frente a las de Estados Unidos se encuentra en desventaja por múltiples factores, entre ellos la política fiscal, los cruces fronterizos, el contrabando, el tráfico de drogas, entre otros.

Parte de la hipótesis de que el comercio informal y el contrabando juegan un papel significativo en la economía fronteriza porque llevan hasta el consumidor final toda una serie de productos a bajos precios, pero reducen la capacidad competitiva del comercio formal. La formación de precios en el sector informal de la economía tiene como base muchos factores que definen los costos totales, entre los cuales se pueden destacar la baja calidad de las materias primas, salarios sin prestaciones de ley, no pagar impuestos, entre otros, que contribuyen a vender a precios más bajos.

Investigar una actividad informal que se fundamenta en la ilegalidad y que no respeta las reglas básicas de la competencia representa muchos obstáculos para argumentar, dadas las dificultades para el acceso a la información estadística confiable que muestre las tendencias y su impacto en el comercio. Por lo anterior, toda la información que aquí se analiza son aproximaciones, porque las estadísticas con que se estudia se infieren de la contabilidad nacional mediante cálculos matemáticos y a través de encuestas.

El comercio a cualquier escala hace posible obtener ganancias para las empresas; el comercio al menudeo, además de traducir las ganancias a pesos y centavos, también satisface necesidades básicas de los consumidores. En países con bajo nivel de desarrollo, donde un alto porcentaje de la población recibe ingresos que le impiden obtener la canasta básica para satisfacer las necesidades alimenticias, se propicia la búsqueda de alternativas para conseguirla a través de todo tipo de mercados y procesos de distribución.

Como resultado, el comercio informal ha configurado toda una gama de estructuras de distribución, con ventas a precios más accesibles para los consumidores, amparado en el libre mercado, cuyo soporte ideológico es el neoliberalismo. El dejar hacer y dejar pasar por encima de las leyes de la competencia, consolidó el contrabando con la venta de productos piratas, usados y robados; se creyó que la liberalización económica habría de eliminar estas prácticas; por el contrario, las incrementó mediante la triangulación, razón por la cual los comercios chino y coreano se consolidaron a través de Estados Unidos.

El comercio al menudeo entre los residentes fronterizos se nutre de estas prácticas comerciales; el comercio al mayoreo, amparado en las prácticas de corrupción y en la capacidad tecnológica para piratear mercancías, falsificar facturas y pedimentos de importación, hace más competitivas a grandes tiendas departamentales que incurren en este comercio, con daños al fisco y a las empresas legalmente establecidas. En los hechos, el comercio informal coloca en desventaja a comerciantes formales y seguirá satisfaciendo las múltiples necesidades de un alto porcentaje de la población fronteriza, perpetuando un estilo de vida al margen de la legalidad.

“Investigar una actividad informal que se fundamenta en la ilegalidad y que no respeta las reglas básicas de la competencia representa muchos obstáculos para argumentar.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
NOTICIAS

"VIVE GUERRERO CRISIS COMO DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA"

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS