NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

MÉXICO, SIN INDICADORES PARA DESARROLLAR UNA POLÍTICA CULTURAL

México, sin indicadores para desarrollar una política cultural
FOTO: CORTESÍA REAL FLAVOUR OF MEXICO Photo VER FOTOGALERÍA
El Conaculta inició gestiones ante el INEGI para contar con ellos y emplearlos en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018
05.04.2013 2.00 PM

Ante la falta de indicadores culturales verdaderos para el desarrollo de una política cultural nacional, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) ya solicitó su realización al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, anunció Rafael Tovar y de Teresa, presidente del organismo.

En el Foro Nacional México con Educación de Calidad para Todos, parte de los trabajos para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 advirtió la importancia de contar con tales datos, "ya que nuevos cómos y por qués han surgido en nuestro país, tenemos nuevas necesidades sociales y políticas en las que la participación social toma otra dimensión, para que los bienes y servicios culturales lleguen a todo el país”.

"El tema de los indicadores culturales es fundamental, México no puede darse el lujo de tomar decisiones en materia de política cultural a partir de ocurrencias. Por eso iniciamos ya las gestiones con el Inegi para tener los verdaderos indicadores de las necesidades reales en materia de infraestructura cultural, a cuántos mexicanos atiende la ya existente, y en general un conocimiento claro del universo cultural nacional", detalló.

Los temas abordados en el encuentro fueron Cultura y cohesión social, a cargo de Lucina Jiménez; Cultura y desarrollo, por José Ignacio Echeverría Ortega; Cultura en la nueva era digital, por Guadalupe Curiel Defossé; México: patrimonio cultural de todos, de Xavier Cortés Rocha, y La cultura histórica en la formación del ciudadano, de Enrique Florescano Mayet.

La promotora y gestora cultural Lucina Jiménez afirmó que el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 tiene la responsabilidad de sentar las bases de una nueva colaboración intersectorial para facilitar que la vida cultural sea componente transversal del desarrollo, la educación, el turismo, la economía y la prevención social y responder a las necesidades de convivencia y bienestar de millones de mexicanos.

Igualmente, subrayó, deberá tender puentes para lograr que las políticas artísticas, del libro y la gestión del patrimonio tengan opciones más sustentables. “Hemos de mirar los avances internacionales y crear nuestro propio camino. Necesitamos movilizar los recursos culturales, elevar las capacidades de gestión y las experiencias de estados y municipios, de organizaciones de la sociedad civil y de la empresa privada, en función de necesidades locales”.

Guadalupe Curiel Defossé, directora del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM, afirmó que en la nueva era digital las instituciones culturales enfrentan como sus primeras y más apremiantes tareas asegurar la preservación y difusión del patrimonio documental que resguardan.

“Hasta ahora, la ausencia de una política pública que coadyuve a la digitalización y el acceso a nuestro patrimonio documental ha hecho que las bibliotecas digitales emergentes sean el resultado de largas e intrincadas gestiones para la obtención de tecnología y recursos económicos para la conversión digital y la puesta en línea de los sistemas, destacó Guadalupe Curiel Defossé.

José Ignacio Echeverría habló, en tanto, de la importancia de medir el impacto de las industrias creativas en la economía. En los países desarrollados, aseguró, estas industrias son un sector cada día más pujante y que contribuye cada vez más al bienestar y desarrollo económico de la población. “Esa es una meta a la que debemos aspirar”.

Xavier Cortés Rocha, profesor de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, indicó que en materia de conservación y difusión del patrimonio la labor gubernamental puede verse fuertemente complementada por medio de la construcción de una sólida cultura del patronazgo. Asimismo destacó la necesidad de revisar la legislación en materia de protección de la arquitectura vernácula, especie en proceso de extinción.

Por último, Alejandro Mariano Pérez, director del Instituto Veracruzano de Cultura y moderador de la mesa, leyó un texto del historiador Enrique Florescano que concluye “si la historia y las humanidades no sirven para lucrar, son indispensables, como afirma Martha Nusbaum, para formar un mundo en el que valga la pena vivir, con personas capaces de ver a los otros seres humanos como entidades en sí mismas, merecedoras de respeto y empatía”.

“Las empresas culturales son un sector cada día más pujante y que contribuye cada vez más al bienestar y desarrollo económico de la población.”
CULTURA / ARTES / CONACULTA / IDENTIDAD /

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
NOTICIAS

"SI LA REFORMA FISCAL NO ESTÁ FUNCIONANDO, DEBE SER CORREGIDA"

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS