NOTICIAS VER TODOS
NOTICIAS

PROHIBEN EXTRACCIÓN DE HIDROCARBUROS O MINERALES EN ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS

Prohiben extracción de hidrocarburos o minerales en áreas naturales protegidas
FOTO: ESPECIAL Photo VER FOTOGALERÍA
En estos espacios se han autorizado más de 25 mil concesiones mineras a esta fecha, así como las destinadas a la explotación de hidrocarburos
05.03.2021 12.00 AM

La Cámara de Diputados aprobó, por votos 407 a favor, cero en contra y 56 abstenciones, el dictamen que reforma el artículo 46 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, en materia de preservación de las áreas naturales protegidas.

La reforma señala que en las áreas naturales protegidas no se autorizará el establecimiento de asentamientos humanos y la fundación de nuevos centros de población, ni actividades de exploración y extracción de hidrocarburos.

Tampoco se autorizarán las actividades destinadas a la exploración, explotación y beneficio de minerales, y queda prohibida la introducción de especies exóticas invasoras.

El dictamen se remitió al Senado para sus efectos constitucionales.

Al fundamentar el dictamen de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, el diputado Armando González Escoto (Encuentro Social) señaló que México es un país megadiverso; sin embargo, muchas de las especies y ecosistemas están en peligro de extinción.

Indicó que una forma de protegerlas y preservar su existencia es mantener, proteger y ampliar su hábitat, el cual se encuentra en la multiplicidad de ecosistemas que en la actualidad está conformado por 182 Áreas Naturales Protegidas de carácter federal.

En estos espacios, añadió, se han autorizado más de 25 mil concesiones mineras a esta fecha, así como las destinadas a la explotación de hidrocarburos, situación que ha generado grandes y graves impactos al medio ambiente, al emplear el proceso extractivo, denominado a “cielo abierto”, mismo que provoca la remoción total del ecosistema con la consecuente destrucción del hábitat de flora y fauna.

Muchas de ellas, precisó, en peligro de extinción en dónde se realizan trabajos de exploración y extracción, así como de perforación y explotación, lo que modifica la biodiversidad de esa zona; tal situación, ha provocado la muerte y, en otros casos, la migración de aves y animales, así como significados niveles de contaminación por polvos tóxicos integrados por metales pesados.

González Escoto resaltó que los impactos ambientales negativos que genera la minería en las áreas naturales protegidas no sólo vulneran la subsistencia de miles de especies, sino también transgrede el ejercicio de derechos humanos, como es el acceso a un medio ambiente sano, al agua y a la salud de las presentes y futuras generaciones.

Con el dictamen, afirmó, se adicionan actividades que no estarán autorizadas en áreas naturales protegidas, como son el establecimiento de asentamientos humanos y la fundación de nuevos centros de población, actividades de exploración y extracción de hidrocarburos, actividades destinadas a la exploración, explotación y beneficio de minerales, y la introducción de especies exóticas invasoras.

Una de las promoventes, diputada María del Carmen Cabrera Lagunas (Encuentro Social), externó su compromiso por garantizar el derecho humano de las y los mexicanos a un medio ambiente sano y favorable para el desarrollo y bienestar de las personas.

Reconoció la importancia del sector minero en el desarrollo de la economía nacional y su papel histórico; no obstante, el aprovechamiento desmedido de los recursos naturales ha rebasado el tiempo de renovabilidad de los bosques, aguas y recursos pesqueros, y la degradación ambiental que perjudica la salud de las personas.

A pesar de que la minería es una de las actividades a “cielo abierto”, dijo, tiene un fuerte impacto sobre el medio natural. Las adecuaciones del dictamen, añadió, se orientan a la protección, restauración y conservación de los sitios donde la explotación de las minas a “cielo abierto” ha devastado el entorno natural, ecosistemas y la vida de inmensas variedades vegetales y animales y con efectos indirectos en las comunidades y a la población.

La también promovente, diputada Claudia Tello Espinosa (Morena), destacó que las áreas naturales protegidas son el principal instrumento de conservación. México posee 182 de estas áreas federales que cubren casi 91 millones de hectáreas; de ellas, 145 protegen ecosistemas terrestres, seis ecosistemas marinos y 31 ambos tipos de zona.

Además, cubren cerca de 10.9 por ciento de la superficie terrestre nacional y 22 por ciento de la zona económica exclusiva del mar; sin embargo, a pesar de los esfuerzos de conservación y protección, hay actividades extractivas que perjudican el medio ambiente ocasionando que se pierda el equilibrio ecológico.

Las actividades de explotación y extracción de minerales e hidrocarburos, agregó, están asociadas a profundas e irreversibles afectaciones a ecosistemas. Con el dictamen, afirmó, se fortalecerá la conservación, preservación y protección de las áreas naturales protegidas, al no autorizar cualquier actividad de explotación y extracción de hidrocarburos y minerales, ni nuevos centros de población, así como la introducción de especies exóticas invasoras.

Desde su curul, el diputado José Eduardo Esquer Escobar (MC) externó su compromiso por impulsar reformas que fomenten el desarrollo sustentable, pues con ello se tendrá un sector primario productivo que activará la economía para tener servicios de salud, tecnología y educación.

Incorporan el principio de precaución en la política ambiental

La Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, a fin de establecer que el Ejecutivo Federal observará el principio de precaución para la formulación y la conducción de la política ambiental y la expedición de normas oficiales mexicanas y demás instrumentos previstos en la ley en materia de preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección del medio ambiente.

Las modificaciones al artículo 15 de dicha ley, aprobadas por 438 votos a favor, cero en contra y 10 abstenciones, fueron remitidas al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

La reforma señala que entre los principios que observará el Ejecutivo Federal está:

“El principio de precaución, entendiéndose cuando exista peligro de daño grave o irreversible al ambiente, los ecosistemas o sus elementos, se deberán adoptar las medidas necesarias para su protección. La falta de certeza científica no será impedimento para establecer dichas medidas de protección.

En todo caso, de conformidad con la normatividad que resulte aplicable, los convenios y tratados internacionales de los que nuestro país forma parte, la adopción de esas medidas deberá justificarse con la información científica disponible, considerando al menos la evaluación, gestión y comunicación del riesgo existente en cada caso”.

Al fundamentar el dictamen, el diputado Diego Eduardo Del Bosque Villarreal (Morena) comentó que se estima que en el ámbito mundial se podrían evitar 6.6 millones de muertes al año si se mejora la gestión del medio ambiente; más de tres cuartas partes de la superficie terrestre ya han sido transformadas por las actividades humanas, éstas en gran medida han sido responsables de la pérdida de la biodiversidad, lo cual representa una grave amenaza contra con los ecosistemas y el bienestar humano.

“Hoy nuestro país y el mundo se enfrenta a la crisis ambiental y es necesario establecer mecanismos jurídicos que tengan por objeto la mejora y conservación del medio ambiente y también garantizar el derecho constitucional”; por ello, dijo, es fundamental que se impulsen e implementen estos mecanismos jurídicos.

Resaltó que la propuesta incorpora en el artículo 15 de la ley el principio de precaución como uno de los principios que se deben observar para la formulación y conducción de la política ambiental de nuestro país, y establecer que desde la legislación existan bases del derecho ambiental y que no se limiten frente a escenarios de incertidumbre científica.

La diputada Alejandra Pani Barragán (Morena) indicó que el principio precautorio o de precaución es la adopción de las medidas necesarias para la protección de los ecosistemas o de sus elementos cuando exista peligro de daño grave o irreversible al ambiente o la falta de certeza científica; es decir, que cuando haya incertidumbre por la falta de estudios científicos o de investigación sobre algún daño o deterioro ambiental, por la realización de una actividad productiva, prevalece dicho principio para la protección del medio ambiente.

Recalcó que el principio de precaución constituye una herramienta fundamental para dar certeza y resolver aquellos riesgos que generan duda sobre el impacto negativo en el medio ambiente. Mencionó que con la reforma se armoniza la Ley del Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente con la Constitución, con el fin de establecer que toda persona tiene derecho a disfrutar un ambiente sano para su desarrollo.

“No se autorizarán asentamientos humanos ni la introducción de especies exóticas invasoras en esos espacios.”

  • Compartir
  • IMPRIMIR

  • RECOMENDAR
Inicia primera etapa reforma de justicia laboral
NOTICIAS

INICIA PRIMERA ETAPA REFORMA DE JUSTICIA LABORAL

Photo VER FOTOGALERÍA
NOTICIAS VER TODOS